1 Kislev 5775 / domingo, 23 de noviembre de 2014 | Parashá Semanal: Vaietze
 
  Agregar a favoritos     Hacer página de inicio  
 
   
    Crear una cuenta    |    Iniciar sesión
  
    Mi Cuenta     Historial de Pedidos     Ayuda
 
 
  Mi País:  
  Estados Unidos de América   
 
   Idioma:  
  Español   
 
   Mi Moneda:  
  Dólar EE.UU.   
 
   
Página de inicio Espiritualidad y Fe Pareja, Familia y Salud Parashá Semanal Vida y Sociedad Breslev Bnei Noaj Breslev Niños
   Fe Práctica     Crecimiento Espiritual     Kabalá y Mística     Historias Verídicas             
 
  Todas las categorías  
 
 
      
 
Fe Práctica  
 
InicioEspiritualidad y FeFe PrácticaDe Acusador a Defensor
 
  Búsqueda avanzada
   Articles
 
   Búsqueda
 
              
 

De Acusador a Defensor     De Acusador a Defensor

Cuando un hombre logra arrepentirse como se debe, verá con sus propios ojos cómo el Creador transforma al juez o al acusador mismo a ser su defensor...



       


Cuando un hombre logra arrepentirse como se debe, verá con sus propios ojos cómo el Creador transforma al juez o al acusador mismo a ser su defensor...

 
De acusador a defensor
 
El hombre que es procesado en un tribunal está en una prueba de fe, y debe conducirse según sus tres reglas. Debe saber que hay un Juicio estricto sobre él en el Cielo, y por eso no hay ninguna diferencia si es absuelto y según las leyes del país es inocente, o es culpable sin esperanza de ser declarado inocente. De cualquier manera, debe arrepentirse y retornar al Creador pues se le está insinuando claramente desde lo Alto que está bajo un Juicio estricto.
 
El hombre debe saber, que también el resultado del juicio en la Tierra está determinado en el Cielo. Cuando se enfrente a un juez de carne y hueso, en ese mismo momento será siendo juzgado por el Tribunal Celestial según sus méritos y deudas. El veredicto decidido en el Cielo será puesto en el corazón del juez del tribunal humano, para su bien o para su mal...
 
El hombre creyente, aunque antes de presentarse al tribunal hace esfuerzos materiales como tomar los servicios de un buen abogado, sabe claramente que al Tribunal Celestial no se le puede engañar; ningún artificio del abogado defensor cambiará el Veredicto Celestial; y según lo que sentenciarán desde lo Alto, ese será el veredicto en la Tierra. Por lo tanto, la esencia de su esfuerzo es frente al Creador, porque Él es Quien determina cuáles serán los resultados del juicio.
 
Aunque este hombre sabe que según las leyes del país no tiene ninguna esperanza de ser declarado inocente, no se asusta sino que se dirige al Creador y se confiesa frente a Él, pide perdón, se arrepiente, se compromete a corregir sus acciones y nunca repetirlas, y luego adopta la decisión de cambiar para bien. En resumen, él tratará de retornar al Creador de la mejor manera posible, porque sabe que solamente esto le ayudará en su juicio.
 
Por el contrario, incluso si sabe que según la ley del país debe ser declarado inocente en el juicio, el hombre creyente no confiará en esto, sino que se arrepentirá cuanto le es posible, pues no sabe si en el Tribunal Celestial será declarado inocente. Porque, si allí es culpado, obligatoriamente será culpado en el tribunal humano, aunque sea inocente según las leyes del país. Por lo tanto, se arrepentirá de todas maneras, y tendrá la esperanza que en el verdadero Juicio, en el Cielo, saldrá inocente.
 
Por supuesto, que si se esforzó lo más posible para arrepentirse, incluso si no sale completamente limpio en el juicio humano, le ayudará de una manera u otra a mitigar su veredicto y a aliviar la forma en que pasará lo que le fue ordenado. Pero debe también prepararse mentalmente a la posibilidad de no salir inocente, pues quién sabe si su arrepentimiento es suficiente para eximirlo completamente del Juicio Divino.
 
Por lo tanto, si no fue declarado completamente inocente, su prueba de fe es no atribuir esto a causas naturales como su falta de esfuerzo o la incapacidad del abogado, ni por la crueldad o insensibilidad del juez, sino solamente porque no se arrepintió y no retornó lo suficiente al Creador. Y ahora, deberá aceptar el veredicto con amor y verlo como la expiación de sus pecados, y empezará a esforzarse en su arrepentimiento y plegarias, hasta lograr salir de su angustia completamente.
 
Cuando un hombre logra arrepentirse como se debe, verá con sus propios ojos cómo el Creador transforma al juez o al acusador mismo a ser su defensor y declararlo inocente.
 
El hombre que se conduce en la forma mencionada, logra la calificación “excelente” en el examen de la fe, y ya en este mundo gozará de sus frutos:
 
a) Se salvará de castigos.
 
b) Se arrepentirá y fortalecerá su fe en el Creador, lo que lo aproximará a Él.
 
c) Se salvará de maledicencia, de enojo, frustración, amargura, resentimiento, de hablar mal de los demás, y logrará la alegría y la fe.
 
Todo esto lo logra ya en este mundo, y por supuesto también tiene una gran recompensa esperándolo en el Mundo Venidero, donde también logrará un gran acercamiento al Creador, por su éxito en la prueba de la fe durante su vida en este mundo lleno de ocultaciones y confusiones.
 
Contrariamente, el hombre falto de fe piensa que el juez es quien determina su veredicto, y por lo tanto esta lleno de miedos, mentiras y quejas contra él y los testigos. Toda su confianza está sobre su esfuerzo y su inteligencia o la de su abogado. Es muy probable que su abogado mismo sea la causa de su condena en el juicio, puesto que si confía en él únicamente, el Creador lo condenará por su medio a propósito; pues existe una regla espiritual que dice que cuando el hombre pone su confianza en un ser humano y no en el Creador, ¡entonces Él lo condenará a propósito a través de ese hombre en quien confía! Tal hombre fracasó en el examen de la fe. No sólo perdió la alegría del acercamiento al Creador, sino que también su vida está llena de sufrimiento debido a su falta de fe.
 
Hubo muchos casos de personas que se enfrentaron con un juicio difícil, y aceptaron conducirse según las reglas mencionadas. Ellas se arrepintieron, rezaron y le pidieron al Creador que les anulara el edicto. Finalmente, el juez mismo tomó el rol del defensor y fueron declarados inocentes en el juicio.
 
 
Continuará…
 

(Extraído del libro "En el Jardín de la Fe" por Rabi Shalom Arush, Director de las Instituciones "Jut shel Jésed" – "Hilo de Bondad")



   
       


Comentar    Comentar
   Ver más artículos de Rabino Shalom Arush
   Lee más acerca de Fe Práctica


Back    Anterior          Parte - 27 de - 104          Siguiente    Next
Ver todas las partes de En el Jardín de la Fe


Inicio de artículo    Inicio de artículo       Envía por E-mail    Envía por E-mail          Compartir       Para imprimir    Para imprimir


 Para anotarse en la lista de distribución Para anotarse en la lista de distribución
 
 
  
Si te gustaría recibir otros artículos relacionados o novedades de Breslev.co.il por E-mail, escribe por favor tu dirección de E-mail aquí:

   

 Artículos relacionados Artículos relacionados
 
 

 
Quien Roba, Se Roba a Sí Mismo               Vencer la Tristeza               Medida por Medida
 
 Quien Roba, Se Roba a Sí Mismo  Vencer la Tristeza  Medida por Medida


  0 Comentarios del visitante:     

Agrega tus comentariosAgrega tus comentarios    Agrega tus comentarios    

 
 
  
En honor de:    En memoria de:
  
 
¿Te gusta lo que lees?
 
Ayuda a Breslev Israel a difundir la luz de Rabi Najman
y asóciate para lograr juntos un mundo mejor!!
 
Presiona aquí para apoyar a Breslev.co.il
  
 
 
 Productos del Día Productos del Día
 
 
 
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 
 
  •  
     
  •  
     
  •  
     
  •  
     
  •  
     
  •  
     
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 Los más comentados Los más comentados
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Los más leídos Los más leídos
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Facebook Facebook
 
 
 
 Listas de E-mail Listas de E-mail
 
 
 
Suscríbete Aquí   
 
   
 

 
 



  
 
 
open toolbar