18 Iyar 5779 / jueves, 23 de mayo de 2019 | Parashá Semanal: Bejukotáy
 
dot  Agregar a favoritos   dot  Hacer página de inicio  
 
   
    Crear una cuenta    |    Iniciar sesión
  
    Mi Cuenta     Historial de Pedidos     Ayuda
 
 
  Mi País:  
  Estados Unidos de América   
 
   Idioma:  
  Español   
 
   Mi Moneda:  
  Dólar EE.UU.   
 
   
Página de inicio Espiritualidad y Fe Pareja, Familia y Salud Recetas Parashá Semanal Vida y Sociedad Breslev Bnei Noaj
                
 
  Todas las categorías  
 
 
 
Bnei Noaj  
 
InicioBnei NoajLos Códigos de Moisés y Noé
 
  Búsqueda avanzada
   Articles
 
   Búsqueda
 
            
 

Los Códigos de Moisés y Noé    

Los Códigos de Moisés y Noé



Los códigos Mosaico y Noájida fueron atados permanentemente uno al otro. los Gentiles Justos recibieron la orden de cumplir a cabalidad con los Siete Mandamientos…

 



Los códigos Mosaico y Noájida fueron atados permanentemente uno al otro. Los Hijos de Noaj, los Gentiles Justos, recibieron la orden de cumplir a cabalidad con los Siete Mandamientos…

 
Reseña Histórica de los 7 Mandamientos – Parte 4 :
 
Cuando Di-s redimió a los Hijos de Israel y diezmó la idolatría de Egipto, fue para que tuviera lugar Su Revelación en Sinaí con la Entrega de la Torá. Cincuenta días después de que los Hijos de Israel dejaran Egipto, Moisés ascendió al Monte Sinaí, y a plena vista de 600.000 varones Judíos y al menos 1,400.000 (entre) mujeres y niños, el Señor Di-s de Israel descendió a la tierra desde Su bóveda celestial [1] (Exod. 24:10), y dijo “Yo soy el Señor tu Di-s quien te sacó de la tierra de Egipto, de casa de esclavitud”.
 
Di-s había partido desde el Jardín de Edén y ahora había retornado allí, en el Monte Sinaí, para entregar la Torá. Fue una Revelación Divina de proporciones que la mente humana es incapaz de (siquiera empezar a) comprender. Todos los ciegos, sordos y cojos fueron milagrosamente sanados. [2] Todas las almas justas que en algún momento hubieran nacido fueron llamadas por el Señor Di-s para que fueran testigos de Su Divina Presencia. [3] Este fue el sello de Di-s, Su verdad.
 
Mediante la Entrega de la Torá, el Di-s de Israel ungió a los descendientes de Abraham, Isaac y Jacob como Su Pueblo Elegido, ordenándoles que cumplieran con los 613 Mandamientos de la Torá. Además, Di-s ordenó a los justos de las otras naciones del mundo que guardaran los Siete Mandamientos de los Hijos de Noaj y encomendó a Moisés y a su pueblo que enseñaran (a las naciones) cómo observar tales Mandamientos. [4] Este fue tanto el establecimiento de un nuevo pacto así como el fortalecimiento del antiguo.
 
Los códigos Mosaico y Noájida fueron atados permanentemente uno al otro. Los Hijos de Noaj, los Gentiles Justos, recibieron la orden de cumplir a cabalidad con los Siete Mandamientos debido a que éstos “fueron entregados en el Monte Sinaí”, y no debido a que (en su momento) le “fueron entregados a Noaj”. Y los Hijos de Israel recibieron la obligación de enseñar los Siete Mandamientos a los Gentiles Justos.
 
Cuando Moisés ascendió al Monte Sinaí para encontrarse con Di-s, cielo y tierra estaban conectados de manera única. Di-s tomó de Su santidad y la trajo a la tierra. Por primera vez en la creación, los objetos físicos podían ser irradiados con este nivel de santidad. Los rollos de Torá y otros escritos, los sacrificios y otros artículos de uso en el Tabernáculo, y los mismísimos Hijos de Israel irradiaban santidad delante del Señor, esto es, se manifestaban “separados y distintos del resto de la creación”, con una santidad que es exclusiva para el servicio a Di-s (Exod. 19:6). [5] Este fue el principio del verdadero y universal camino religioso donde Israel, el pueblo Judío, conforma el sacerdocio y donde los Hijos de Noaj, los gentiles justos, son sus compañeros “laicos” y (a la vez) “fieles”. [6] Esto se dio el año 2448 de la creación. [7]
 
En todas las épocas en que el pueblo Judío vivió en Tierra Santa, su obligación de enseñar a los gentiles los Siete Mandamientos fue generalmente cumplida. Durante los 410 años del Primer Templo y los 420 años del Segundo Templo, los gentiles que deseaban residir en la Tierra de Israel tenían que aceptar (formalmente) el cumplimiento de las Leyes Noájidas y (entonces) tenían derecho de entrar al Santo Templo para ofrecer sacrificios a Di-s (Zac. 14:17,18). [8]
 
Con respecto a las naciones del mundo, esto se presentaba como un escollo. Israel, a pesar de ser muy influyente bajo el reinado de Salomón, constituía nada más que un pedacito del gran globo terráqueo: la observancia de la Leyes Noájidas fuera de la Tierra de Israel era escasa. Entonces, en el año 4800 de la creación, hace más o menos dos mil años, Di-s tomó una drástica medida para remediar la situación. Destruyó Su Santo Templo, el centro de la vida religiosa del pueblo Judío, y exilió a Su pueblo, Israel, a todos los rincones del planeta, donde permanecen en su mayoría hasta este día. Como el Talmud establece, “El pueblo Judío fue al exilio con el propósito de hacer conversos, esto es, enseñar a las naciones la Fe en el Único Di-s”. [9]  
 
La intensión era que el pueblo Judío proclamase la Fe en el Di-s de sus padres y que condujese a los pueblos de la tierra a una comunión con Di-s e Israel al enseñarles los Siete Mandamientos de los Hijos de Noaj. Pero lo que los Judíos encontraron en aquel mundo ajeno a su tierra, fue una situación difícil. Confundidos en medio de miles de culturas, tuvieron que luchar permanentemente por mantener sus propias tradiciones para no ser asimilados (por los pueblos que los rodeaban) y, de esta manera, cumplir con el precepto bíblico, “Guárdate de no unirte a ellas, siguiéndolas aún después de ser destruidas delante de ti, y que no inquieras respecto de sus dioses, diciendo: “del modo que servían estas naciones a sus dioses, así haré yo también”” (Deut. 12:30). Más aun, el Judío encontró que aquellos pueblos le eran hostiles y desconfiados; de hecho, demasiado ocupados tratando de convertirlo a sus propias religiones como para permitirse escuchar lo que él pudiera tener que decir sobre esta materia.
 
En tiempos reciente tres factores han motivado un cambio. En primer lugar, el deterioro espiritual de la humanidad ha alcanzado un nivel alarmante. La mitad del mundo sigue una doctrina oficial de ateísmo (que los Judíos consideran la más cruel y extrema forma de idolatría), y una buena parte del resto del mundo está sumergido en inmoralidad y crimen. [10]  Segundo, existe un espíritu de ecumenismo, en gran medida debido a la radio, televisión y a la explosión de información, [11]  en que el punto de vista del Judaísmo en lo concerniente a la relación del no-Judío con Di-s, ya no tiene que confrontar respuestas (basadas en prejuicios) irracionales. El tercer factor es que Di-s finalmente ha traído el tiempo propicio, como está escrito, “Entonces dice el Señor de los Ejércitos. En aquellos días sucederá, que diez hombres de todas las lenguas de las naciones se aferrarán de los bordes (de las vestimentas) del Judío, diciendo, ’Iremos contigo porque hemos oído que Di-s está contigo’” (Zac. 8:23).
 
 
 
Continuara…
 
______________
 
[1]  Beit Elokim, Moshe de Trani, Shaar HaYesodot, capítulo 47. [2] Comentario de Rashi respecto a “Y todo el pueblo vió...” (Exod.20:15). [3] El Libro de Nuestra Heredad, volumen 3, página 86. [4] Mishné Torá, Leyes de Reyes, capítulo 8, ley 11.. [5]  Torá Or, Shneur Zalman de Liadi, página 68a. [6]  El Santuario Desconocido: Un Peregrinaje desde Roma a Israel, Aimé Palli`ere, páginas 147-149. [7]  Seder Hadorot, volumen 1, página 83. [8]  Talmud de Babilonia, Sucá 52b. [9]  Talmud de Babilonia, Pesajim 87b. [10] El libro fue publicado antes de la caída del Comunismo, al que se refiere el autor. Sin embargo, los efectos de este sitema totalitario siguen haciendo daño a la humanidad hasta hoy. (Nota del traductor).   [11] Y nótese que el libro fue escrito antes del “boom” de Internet. (Nota del traductor).
 
 
- Extraído con permiso del libro “El Camino del Gentil Justo”, traducido por Juan Mayorga Zambrano -




Comentar    Comentar
   Ver más artículos de Chaim Clorfene y Yaakov Rogalsky
   Lee más acerca de Bnei Noaj


Back    Anterior          Parte - 5 de - 31          Siguiente    Next
Ver todas las partes de El Camino del Gentil Justo


Inicio de artículo    Inicio de artículo       Envía por E-mail    Envía por E-mail          Compartir       Para imprimir    Para imprimir


 Para anotarse en la lista de distribución Para anotarse en la lista de distribución
 
 
  
Si te gustaría recibir otros artículos relacionados o novedades de Breslev.co.il por E-mail, escribe por favor tu dirección de E-mail aquí:

   

 Artículos relacionados Artículos relacionados
 
 

 
La Creación del Universo               Libertad de elección               Judaísmo en red
 
 La Creación del Universo  Libertad de elección  Judaísmo en red


  1 Comentarios del visitante:    Ver todos los comentarios  
  1.
  Los Codigos de Moisés y Noé.
Julieth02/03/2011 5:27:39
     
 

Agrega tus comentariosAgrega tus comentarios    Agrega tus comentarios    

 
 
  
En honor de:    En memoria de:
  
 
¿Te gusta lo que lees?
 
Ayuda a Breslev Israel a difundir la luz de Rabi Najman
y asóciate para lograr juntos un mundo mejor! un mundo mejor
 
Presiona aquí para apoyar a Breslev.co.il
  
 
 
 Productos del Día Productos del Día
 
 
 
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 
 
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
     
  •  
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 Los más comentados Los más comentados
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Los más leídos Los más leídos
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Facebook Facebook
 
 
 
 Listas de E-mail Listas de E-mail
 
 
 
Suscríbete Aquí   
 
   
 

 
 



  
 
 
open toolbar