17 Tamuz 5779 / sábado, 20 de julio de 2019 | Parashá Semanal: Pinjás
 
dot  Agregar a favoritos   dot  Hacer página de inicio  
 
   
    Crear una cuenta    |    Iniciar sesión
  
    Mi Cuenta     Historial de Pedidos     Ayuda
 
 
  Mi País:  
  Estados Unidos de América   
 
   Idioma:  
  Español   
 
   Mi Moneda:  
  Dólar EE.UU.   
 
   
Página de inicio Espiritualidad y Fe Pareja, Familia y Salud Recetas Parashá Semanal Vida y Sociedad Breslev Bnei Noaj
                
 
  Todas las categorías  
 
 
 
Bnei Noaj  
 
InicioBnei NoajVentajas del Arrepentimiento
 
  Búsqueda avanzada
   Articles
 
   Búsqueda
 
            
 

Ventajas del Arrepentimiento    

Ventajas del Arrepentimiento



Sucedió una ocasión que un Rebe Jasídico se acercó a un individuo que era conocido por ser pecador. El Rebe caminó hacia él y le confesó que le tenía envidia…

 



Sucedió una ocasión que un Rebe Jasídico se acercó a un individuo que era conocido por ser pecador. El Rebe caminó hacia él y le confesó que le tenía envidia…

 
Retornando a Di-s / El Arrepentimiento – Parte 2:
 
Ventajas del Arrepentimiento; Cómo alcanzar el Arrepentimiento completo
 
 
[*¡Deben revisarse las referencias!]
 
 
1. Si una persona ha transgredido (uno o todos) los Siete Mandamientos Noájidas (ya sea por voluntad propia o sin intención), al arrepentirse está en la obligación de hacer una confesión verbal, especificando sus peca- dos delante del Di-s de misericordia, Bendito Sea. ¿Cómo debería realizar esta confesión? A este efecto, debería pronunciar palabras como: “Yo suplico ante ti, Di-s, pues he pecado sin premeditación. [1]  He obrado mal delante de Ti y he hecho esto y aquello. Me arrepiento de mis acciones y siento vergüenza; no volveré a hacer esto y aquello”. Esta es la esencia de la confesión. Es elogiable que alguien reelabore esta confesión incrementando su contenido. [2]
 
2. Un castigo [3]  impuesto a una persona por parte de una corte de ley Noájida sirve como una expiación ante la transgresión (en cuestión) si la persona confiesa sus pecados a Di-s de la manera que se indicó anteriormente. Asimismo, si alguien lastima a un amigo o le causa una pérdida monetaria, aun si ha repuesto lo que debe, no ha expiado esta transgresión hasta que la confiese a Di-s y resuelva nunca volver a cometer tal acción.
 
3. El arrepentimiento expía todos los pecados. Aun si alguien ha sido malo toda su vida y retorna a Di-s el último de sus días, ninguna de sus malas acciones será mencionada en el Juicio Divino. [4]
 
4. ¿Qué es el arrepentimiento completo? Si, después de haber confesado, se le presenta a la persona la oportunidad de repetir la transgresión (en cuestión), y si se resiste y refrena exclusivamente debido a su arrepentimiento y no debido a un temor hacia alguien (e.g. un policía), y no debido a que es demasiado débil físicamente como para repetir la acción, entonces ha alcanzado el arrepentimiento completo (es un penitente verdadero).
 
Por ejemplo, si un hombre ha tenido una relación prohibida con una mujer y se ha arrepentido y ha confesado, y después de un tiempo sucede que se encuentra a sí mismo a solas con ella otra vez, y ahora se resiste y no transgrede, esta es una persona que ha alcanzado el completo arrepentimiento. [5]
 
5. Si una persona retorna a Di-s (arrepintiéndose de sus transgresiones) recién en su vejez, en una instancia de la vida donde es incapaz de repetir las transgresiones del pasado, a pesar de que no es la mejor forma de arrepentimiento, efectivamente ayuda a la persona y es considerada como un penitente verdadero que ha retornado a Di-s.
 
6. Aun si uno transgrede toda su vida y se arrepiente el día de su muerte, y muere como un penitente, todos sus pecados son perdonados. Entonces, si uno recuerda a su Creador y retorna a El antes de morir, alcanza el perdón.
 
7. ¿Y qúe es el arrepentimiento? Es cuando el pecador abandona su pecado, removiéndolo (aun) de sus pensamientos, y está completamente resuelto a no caer en él nuevamente. Consecuentemente se lamenta por lo qué sucedió en el pasado y acepta a Di-s, el Conocedor de secretos, como testigo de que nunca volverá a caer en tal pecado. Y necesita confesarlo verbalmente y declarar las resoluciones que hizo en su corazón. [6]
 
8. Aquel que confiesa de boca pero no decide de corazón abandonar su pecado es como quien se sumerge en una pileta ritual [7] teniendo una rata muerta en sus manos. La inmersión en la pileta no conlleva purificación hasta que el individuo se deshace del objeto impuro. [8]
 
9. En el camino de arrepentimiento, el penitente debería llorar delante de Di-s con súplicas y debería dar caridad de acuerdo a su capacidad, (pero sería recomendable) al menos el diez por ciento de sus ganancias y, preferiblemente, el veinte por ciento. También debería distanciarse a sí mismo del “epicentro” del pecado. [9] Debería también enrumbar el camino corrigiendo sus acciones, y debería exiliarse a sí mismo (de su residencia) porque el exilio conlleva expiación puesto que enrumba al pecador hacia la humildad. La esencia del arrepentimiento yace en un corazón quebrado y un espíritu humilde. [10]
 
10. Es elogiable que el penitente haga confesión pública, aun al punto de informar a otras personas sobre sus transgresiones, diciendo a sus pares, “He pecado de tal manera y he hecho tal y tal cosa. Pero he cambiado mi camino, y profundamente lamento mi pasado”. [11]
 
11. Aquel que es altivo y no informa a otros de sus transgresiones, optando por ocultarlas, no alcanza el arrepentimiento completo.
 
12. Cuando hablamos de declaración pública, nos referimos a los pecados entre uno mismo y su compañero. Los pecados que son entre uno mismo y su Creador no necesitan ser divulgados y, de hecho, se considera como el mayor grado de desfachatez el revelarlos, porque evidencia que la persona no tiene remordimiento alguno por ellos. Que simplemente vuelva a Di-s, Bendito Sea, especificando sus pecados delante de El. Cualquier confesión pública debería ser en términos generales sin especificar los hechos, y el transgresor debería consider una bendición el que su iniquidad no haya sido revelada.
 
13. El arrepentimiento es de utilidad sólo cuando se consideran los pecados que uno comete contra Di-s. Para los pecados entre uno mismo y algún par, primero hay que pacificarlo y pedirle perdón. [12]
 
14. Si una persona recibe una disculpa, no debería rehusarse a aceptarla sino que debería perdonar y ser cuidadoso de no sentir enojo hacia una tercera persona. Al momento en que alguien le pide perdón, debería concederle el favor de todo corazón y con un espíritu sincero. [13]
 
15. Toda persona debería considerarse perfectamente balanceada entre la recompensa y el castigo. De forma similar, debería ver al mundo entero balanceado en dependencia de sus propios actos. Si comete un pecado, inclina la balanza del juicio hacia la culpabilidad (suya y) de la tierra entera y, consecuentemente, podría ser la causa de la destrucción (propia y) de la tierra entera. Pero si lleva adelante una buena obra, inclina la balanza del juicio hacia el mérito (suyo y) de la tierra entera y, entonces, puede traer salvación y liberación para (él y) la tierra entera. [14]
 
 
Continuara…
 
_____________
 
[1] O si es el caso, “he transgredido voluntariamente”.  [2] Mishné Torá, Leyes sobre el Arrepentimiento, capítulo 1, ley 1.  [3] Pena o condena (Nota del traductor). [4] Mishné Torá, Leyes sobre el Arrepentimiento, capítulo 26, ley 3.  [5] Mishné Torá, Leyes sobre el Arrepentimiento, capítulo 2, ley 1.  [6] Mishné Torá, Leyes sobre el Arrepentimiento, capítulo 2, ley 2.  [7] El Mikve o pileta ritual es usada para cumplir con mandamientos como el de Pureza Familiar y para concretar un proceso de Conversión formal al Judaísmo (Nota del traductor.  [8] Mishné Torá, Leyes sobre el Arrepentimiento, capítulo 2, ley 3.  [9] Que puede ser una cosa, una persona o una circunstancia. (Nota del traductor). [10] Mishné Torá, Leyes sobre el Arrepentimiento, capítulo 2, ley 4.  [11] Mishn´e Tor´a, Leyes sobre el Arrepentimiento, cap´ıtulo 2, ley 5.  [12] Mishné Torá, Leyes sobre el Arrepentimiento, capítulo 2, ley 9.  [13] Mishn´e Tor´a, Leyes sobre el Arrepentimiento, cap´ıtulo 2, ley 10.  [14] Mishné Torá, Leyes sobre el Arrepentimiento, capítulo 3, ley 4.
 
 
- Extraído con permiso del libro “El Camino del Gentil Justo”, traducido por Juan Mayorga Zambrano -




Comentar    Comentar
   Ver más artículos de Chaim Clorfene y Yaakov Rogalsky
   Lee más acerca de Bnei Noaj


Back    Anterior          Parte - 9 de - 31          Siguiente    Next
Ver todas las partes de El Camino del Gentil Justo


Inicio de artículo    Inicio de artículo       Envía por E-mail    Envía por E-mail          Compartir       Para imprimir    Para imprimir


 Para anotarse en la lista de distribución Para anotarse en la lista de distribución
 
 
  
Si te gustaría recibir otros artículos relacionados o novedades de Breslev.co.il por E-mail, escribe por favor tu dirección de E-mail aquí:

   

 Artículos relacionados Artículos relacionados
 
 

 
La Sangre del Hombre               Fantasmas y Espíritus               Cortes de Ley Noajidas
 
 La Sangre del Hombre  Fantasmas y Espíritus  Cortes de Ley Noajidas


  0 Comentarios del visitante:     

Agrega tus comentariosAgrega tus comentarios    Agrega tus comentarios    

 
 
  
En honor de:    En memoria de:
  
 
¿Te gusta lo que lees?
 
Ayuda a Breslev Israel a difundir la luz de Rabi Najman
y asóciate para lograr juntos un mundo mejor! un mundo mejor
 
Presiona aquí para apoyar a Breslev.co.il
  
 
 
 Productos del Día Productos del Día
 
 
 
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 
 
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
     
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 Los más comentados Los más comentados
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Los más leídos Los más leídos
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Facebook Facebook
 
 
 
 Listas de E-mail Listas de E-mail
 
 
 
Suscríbete Aquí   
 
   
 

 
 



  
 
 
open toolbar