16 Iyar 5779 / martes, 21 de mayo de 2019 | Parashá Semanal: Bejukotáy
 
dot  Agregar a favoritos   dot  Hacer página de inicio  
 
   
    Crear una cuenta    |    Iniciar sesión
  
    Mi Cuenta     Historial de Pedidos     Ayuda
 
 
  Mi País:  
  Estados Unidos de América   
 
   Idioma:  
  Español   
 
   Mi Moneda:  
  Dólar EE.UU.   
 
   
Página de inicio Espiritualidad y Fe Pareja, Familia y Salud Recetas Parashá Semanal Vida y Sociedad Breslev Bnei Noaj
   La Sabiduría de Rabí Najman     Uman             
 
  Todas las categorías  
 
 
 
La Sabiduría de Rabí Najman  
 
InicioBreslevLa Sabiduría de Rabí NajmanGanar a toda costa
 
  Búsqueda avanzada
   Articles
 
   Búsqueda
 
            
 

Ganar a toda costa    

Ganar a toda costa



Uno de los peores rasgos de carácter que puede tener la persona es el deseo desenfrenado por triunfar.

 



Uno de los peores rasgos de carácter que puede tener la persona es el deseo desenfrenado por triunfar. Se trata de la persona quiere ganar una discusión a toda costa, que hace prevalecer su opinión por sobre de los demás, sea cierta o no. Esta persona no está dispuesta a escuchar la opinión de aquellos que están en desacuerdo con él y jamás va a admitir haber cometido un error ni va a cambiar. Por lo general suele burlarse de los demás – y todo esto en pos de la victoria.

 

Esta clase de persona, que siempre ganar todas las discusiones, jamás va a poder llegar a la Verdad. Porque para llegar a la Verdad, uno tiene que estar dispuesto a desprenderse de todo, incluyendo el ego. Tiene que estar dispuesto a admitir que se equivocó y estar dispuesto a hacer cambios en su vida. E incluso después de que está seguro de que encontró la verdad, tiene que estar dispuesto a admitir que otra vez cometió un error y otra vez modificar su forma de pensar, incluso si este ciclo se repite decenas de veces. En síntesis, para poder rectificarse a uno mismo, uno tiene que estar dispuesto a reconocer sus propios errores.

 

Escribe Rabí Najman (Likutey Moharán I:122): “El deseo desenfrenado de triunfar, de tener siempre la razón, no puede soportar la Verdad. Incluso si esta persona ve la verdad con sus propios ojos, la va a negar debido a su deseo de tener siempre la razón”.

 

Esta persona tiene que hacer un gran esfuerzo para librarse de este mal rasgo de carácter. Pero si piensa en sus propias limitaciones, en el hecho de que es un simple ser humano, va a poder lograrlo. Siendo un ser de carne y hueso con muy limitado entendimiento intelectual y espiritual, sabe muy poco acerca de sí mismo, y mucho menos de otras criaturas, que están llenas de secretos y sabiduría Divina. El hecho de que “sabe poco” es quedarse corto. Si la persona se mira con ojos que buscan la verdad en relación con todo el macrocosmos y el microcosmos de la Creación, en realidad no sabe nada. Además, ni siquiera sabe decir lo que está pasando en su propia vida y mucho menos explicar los acontecimientos mundiales y prever el futuro. No tiene forma de protegerse a sí mismo de los peligros de los tiempos y de la naturaleza.

 

No puede ayudarse ni rescatarse a sí mismo de nada que esté más allá de su propio aparente control. No puede ayudar a sus seres queridos y mucho menos a sus compatriotas. En el momento en el que una persona contrae la más leve enfermedad, y especialmente si se trata de una enfermedad grave, el globo del orgullo se desinfla completamente. Ayer pensaba que dirigía el mundo y podía mandonear a los demás y hoy está enfermo, sufre de ansiedad y se preocupa por el futuro. Nadie es altanero cuando huele el pasto del cementerio, ese lugar al que cada día se acerca un poco más.

 

Es tu decisión:     

 

Si quieres, puedes aferrarte a tu arrogancia y sentir que eres mejor que todas las demás personas; siempre tienes razón y por eso desprecias a los demás, a los que piensan diferente. Piensas que tienes la verdad, pero ¿de qué verdad se trata? Estás lleno de sufrimiento en este mundo, te falta alegría y no estás cumpliendo tu misión.

 

O, por el contrario, puedes decidir que tienes mucho por aprender y que siempre puedes aprender algo de cada persona, tal como enseñaron nuestros sabios: “Quién es sabio? El que aprende de cada persona” (Avot 4:1).

 

Ten en cuenta que para llegar a la Verdad, tienes que pasar por varias etapas. Cada etapa consecutiva puede destruir tus antiguas nociones, según las cuales vivías y que estabas seguro de que eran ciertas. Por eso, tienes que estar preparado y dispuesto a cambiar cada día. De esa manera, la vida se vuelve una experiencia dinámica y maravillosa llena de oportunidades de crecimiento y de alegría. Y así es como descubres el motivo por el cual fue creada tu alma y por el cual viniste al mundo.

 

 





Comentar    Comentar
   Ver más artículos de Rabino Shalom Arush
   Lee más acerca de La Sabiduría de Rabí Najman




Inicio de artículo    Inicio de artículo       Envía por E-mail    Envía por E-mail          Compartir       Para imprimir    Para imprimir


 Para anotarse en la lista de distribución Para anotarse en la lista de distribución
 
 
  
Si te gustaría recibir otros artículos relacionados o novedades de Breslev.co.il por E-mail, escribe por favor tu dirección de E-mail aquí:

   

 Artículos relacionados Artículos relacionados
 
 

 
La emunalogía               Inspirando a otros               En Orden, Sin Orden
 
 La emunalogía  Inspirando a otros  En Orden, Sin Orden


  0 Comentarios del visitante:     

Agrega tus comentariosAgrega tus comentarios    Agrega tus comentarios    

 
 
  
En honor de:    En memoria de:
  
 
¿Te gusta lo que lees?
 
Ayuda a Breslev Israel a difundir la luz de Rabi Najman
y asóciate para lograr juntos un mundo mejor! un mundo mejor
 
Presiona aquí para apoyar a Breslev.co.il
  
 
 
 Productos del Día Productos del Día
 
 
 
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 
 
  •  
  •  
  •  
     
  •  
  •  
  •  
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 Los más comentados Los más comentados
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Los más leídos Los más leídos
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Facebook Facebook
 
 
 
 Listas de E-mail Listas de E-mail
 
 
 
Suscríbete Aquí   
 
   
 

 
 



  
 
 
open toolbar