21 Iyar 5779 / domingo, 26 de mayo de 2019 | Parashá Semanal: Bamidbar
 
dot  Agregar a favoritos   dot  Hacer página de inicio  
 
   
    Crear una cuenta    |    Iniciar sesión
  
    Mi Cuenta     Historial de Pedidos     Ayuda
 
 
  Mi País:  
  Estados Unidos de América   
 
   Idioma:  
  Español   
 
   Mi Moneda:  
  Dólar EE.UU.   
 
   
Página de inicio Espiritualidad y Fe Pareja, Familia y Salud Recetas Parashá Semanal Vida y Sociedad Breslev Bnei Noaj
   La Sabiduría de Rabí Najman     Uman             
 
  Todas las categorías  
 
 
 
La Sabiduría de Rabí Najman  
 
InicioBreslevLa Sabiduría de Rabí NajmanLa Clave de la Redención
 
  Búsqueda avanzada
   Articles
 
   Búsqueda
 
            
 

La Clave de la Redención    

La Clave de la Redención



La Emuná es la clave de la redención. Tenemos la capacidad de alcanzar la Redención sin sufrimiento y sin dificultades…

 



La Emuná es la clave de la redención. Y así dice Rabí Natan de Breslev: “Si todos les hicieran caso a los tzadikim, y tuvieran Emuná en que todo es para bien y Le dieran las gracias a Hashem por lo bueno y por lo malo, todas las desgracias y todos los exilios se anularían y ya habría llegado la Redención Final”.

Estas palabras no me dan respiro. Porque nosotros tenemos la capacidad de alcanzar la Redención sin sufrimiento y sin dificultades con tan solo internalizar que todo proviene de Hashem y que todo es para bien. Tal como decimos en el Halel: “Denle gracias a Hashem porque Él es bueno, porque Su bondad perdura por siempre”. Después de esto, ¿qué más nos queda por decir? Todos tenemos que ponernos a pensar en esta afirmación y tenerla presente a cada momento. Hashem es todo bondad, todo compasión, todo amor infinito y Él solo creó el mundo para tenernos compasión y darnos todo lo bueno.

Estas palabras tenemos que vivirlas, y tenemos que aprender a ponerlas en la práctica. En realidad, no es tan simple tener esta Emuná de que todo es para bien y que hay que dar las gracias por todo. En el curso de la vida de la persona, uno se encuentra con cosas que su mente no tiene la capacidad de ver como buenas. Cuando le pasan cosas malas, y uno no quiere que pasen esas cosas, ¿cómo va a darle las gracias a Hashem? Ni siquiera quiere darle las gracias. Esa es la parte más difícil: aceptar lo que está pasando, tener la convicción de que eso también es para bien.

La semana pasada vino a verme una pareja que todavía no tiene hijos después de ocho años de matrimonio. Me dijeron que fueron a ver a todos los rabinos y a todas las tumbas de los tzadikim y que trataron todos los amuletos habidos y por haber pero que a pesar de todo todavía no tienen hijos. Yo les dije: “Díganle gracias al Creador media hora cada día por no tener hijos”.

La mujer me respondió atónita: “¿Dar las gracias? Lo único que hago es pasarme el día llorando! ¿y usted me dice que dé las gracias? ¿Cómo es posible?”. Podríamos pensar que ella tiene razón…

El Gaon de Vilna plantea un interrogante acerca del versículo “La voz del regocijo y la salvación está en las tiendas de los tzadikim (justos, santos)”. Podríamos pensar que Hashem primero trae la salvación y entonces hay regocijo. Pero entonces tendría que decir “La voz de la salvación y el regocijo…etc”. ¿Por qué está escrito al revés? El Gaon responde que cuando la persona da las gracias y alaba a Hashem entonces esto en sí mismo se transforma en su salvación.

Cuando alguien tiene un grave problema, como no tener hijos o quedarse solterón, tiene que pensar así: Esto es lo que Hashem quiere para mí y es para mi propio bien. Por eso, yo también quiero lo que Él quiere. Si quiero otra cosa, eso significa que estoy yendo en contra de Su voluntad.

Cuando tu voluntad va en contra de la Suya, anula la tuya a favor de la de Él. Como dice la Mishná del Pirkei Avot: “Anula tu deseo ante Su deseo para que el deseo de los demás sea anulado ante el tuyo”. ¿De dónde surgen todos los problemas? De los persecutores espirituales que están yendo en tu contra y separándote de tu abundancia espiritual y física. Ese es el “deseo de los otros”. Por eso, cada vez que se nos presenta una dificultad en la vida, tenemos que decir de todo corazón: “Hashem, si Tú quieres que así sea, entonces ciertamente es bueno para mí. Yo también quiero eso mismo y Te doy las gracias por ello”. Esa es la forma de agradecer por todas las dificultades y esa es la forma de alcanzar cada salvación en un abrir y cerrar de ojos.

Cuando internalicemos esto, entonces veremos grandes milagros!
 
 





Comentar    Comentar
   Ver más artículos de Rabino Shalom Arush
   Lee más acerca de La Sabiduría de Rabí Najman




Inicio de artículo    Inicio de artículo       Envía por E-mail    Envía por E-mail          Compartir       Para imprimir    Para imprimir


 Para anotarse en la lista de distribución Para anotarse en la lista de distribución
 
 
  
Si te gustaría recibir otros artículos relacionados o novedades de Breslev.co.il por E-mail, escribe por favor tu dirección de E-mail aquí:

   

 Artículos relacionados Artículos relacionados
 
 

 
Shiviti               La Tristeza -  Tu Enemigo               Rescate del Alma
 
 Shiviti  La Tristeza - Tu Enemigo  Rescate del Alma


  0 Comentarios del visitante:     

Agrega tus comentariosAgrega tus comentarios    Agrega tus comentarios    

 
 
  
En honor de:    En memoria de:
  
 
¿Te gusta lo que lees?
 
Ayuda a Breslev Israel a difundir la luz de Rabi Najman
y asóciate para lograr juntos un mundo mejor! un mundo mejor
 
Presiona aquí para apoyar a Breslev.co.il
  
 
 
 Productos del Día Productos del Día
 
 
 
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 
 
  •  
  •  
  •  
     
  •  
  •  
  •  
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 Los más comentados Los más comentados
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Los más leídos Los más leídos
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Facebook Facebook
 
 
 
 Listas de E-mail Listas de E-mail
 
 
 
Suscríbete Aquí   
 
   
 

 
 



  
 
 
open toolbar