30 Kislev 5782 / sábado, 04 de diciembre de 2021 | Parashá Semanal: Miketz
 
dot  Agregar a favoritos   dot  Hacer página de inicio  
 
   
    Crear una cuenta    |    Iniciar sesión
  
    Mi Cuenta     Historial de Pedidos     Ayuda
 
 
  Mi País:  
  Estados Unidos de América   
 
   Idioma:  
  Español   
 
   Mi Moneda:  
  Dólar EE.UU.   
 
   
Página de inicio Espiritualidad y Fe Pareja, Familia y Salud Recetas Parashá Semanal Vida y Sociedad Breslev Bnei Noaj
   La Sabiduría de Rabí Najman     Uman             
 
  Todas las categorías  
 
 
 
Uman  
 
InicioBreslevUmanEl sueño de Ester
 
  Búsqueda avanzada
   Articles
 
   Búsqueda
 
            
 

El sueño de Ester    

El sueño de Ester



Para cuando abrió la carta, el cartero ya estaba dos cuadras más allá. Pero cuando abrió el sobre, casi se desmaya.

 



Ella respiró aliviada. Después de volverse loca vistiendo a los niños, preparando un desayuno improvisado, siendo una fábrica de producción en cadena de sándwiches, preparando los tuppers con la comida para el colegio y llevando a los más pequeñitos al jardín de infantes, finalmente se sentó a tomar el café de la mañana durante unos cuantos minutos de tranquilidad y compostura, antes de emprender la infinidad de tareas que le esperaban esa mañana.

 

Mientras saboreaba su café favorito con gusto a vainilla, Ester oyó un sonido bastante familiar proveniente de la puerta de entrada. Mirando su reloj, se maravilló ante la continua puntualidad del cartero. Una vez más, exactamente a las 8.45, oyó el sonido del cartero llegando y dejando las cartas. Para cuando abrió la carta, el cartero ya estaba dos cuadras más allá. Pero cuando abrió el sobre, casi se desmaya.

 

El remitente de ese sobre de aspecto legal encima de toda la pila de cartas era la Corte Federal de Nueva Jersey. ¿Qué estaba pasando? ¿Qué tienen que ver ellos con la Corte Federal? Si bien el sobre estaba dirigido a su marido, y ella no estaba acostumbrada a abrir su correo, esta vez era algo diferente. Sintió palpitaciones y como que se mareaba. ¿Qué podían querer de su pobre marido? Trabaja ocho horas por día en la joyería y después va al Beit Midrash a estudiar Torá hasta la noche. Al final llega a casa de noche, cansadísimo, pero siempre dispuesto a pasar tiempo con su familia. “Mi marido es una persona tan recta. ¿Qué pueden querer de él?”.

 

Ester abrió rápidamente el sobre y se quedó atónita cuando vio que su marido había estado bajo escrutinio cubierto de la Corte Federal. Tenía 24 acusaciones de fraude, evasión de impuestos, contrabando, y venta de mercadería robada. Si lo encarcelaban, podía olvidarse de ver a su familia durante el siguiente cuarto de siglo. A Ester empezaron a caerle lágrimas calientes de terror por las mejillas y se puso a gritar desesperada: “¡No, Hashem, esto no puede ser!!! ¡¡No dejes que pase algo así!!”.

 

Le pasaron un millón de pensamientos por la cabeza. Sí, su marido tenía un buen sueldo, pero entre los 3.500 dólares de la hipoteca mensual y los casi 10.000 $ de gastos de educación para siete hijos en escuelas de Torá, la familia no se daba todos los lujos... Gracias a Hashem vivían cómodamente pero de dónde iban a conseguir el dinero para pagar los abogados de primer nivel que hacen falta para un caso en la Corte Federal?

 

 ¿Y quién sabía si iban a poder encontrar un abogado que fuera capaz de defender a su marido y demostrar su inocencia? Todo le parecía negro. De pronto Ester sintió que toda su seguridad y su tranquilidad se hacían añicos. El mundo había llegado a un alto.

 

Inmovilizada, Ester se dejó caer sobre el sofá. Su hija mayor le había dejado el último ejemplar de la revista Mishpajá, que justamente estaba abierta en el artículo de Rosh Hashaná: “Rosh Hashana es el Día del Juicio. Cada persona necesita la mejor representación legal posible en la Corte Divina, pues los cargos en nuestra contra son muy graves. ¿Cuánto pagarías por gastos legales si tuvieras un caso en la Corte Federal? Pues la Corte Divina es muchísimo más grave….”.

 

Ester se frotó los ojos. El aviso le estaba hablando a ella en forma personal. Qué increíble hashgaja pratit – Supervisión Divina!!. Ester siguió leyendo: “Tú necesitas el mejor abogado que puedas conseguir! ¿Quién te puede asegurar un veredicto favorable en Rosh Hashana? ¡Rabi Najman! Él prometió delante de dos testigos que iba a salvar a todo aquel que fuera a su santa tumba en Uman para Rosh Hashana desde hasta el abismo de purgatorio…

 

Despertándose en un sudor frío, Ester miró su reloj. Eran las 5.50 am, diez minutos antes de que sonara su despertador. Ella sabía lo que dicen los Sabios de la Guemará respecto a que los sueños más verídicos llegan con el despunte del alba, justo antes de levantarse a la mañana. Ester se lavó las manos y le dijo a su marido: “Jason, despiértate. Tenemos que hablar”. Jason murmuró el Modé Aní y se lavó las manos. “¿Qué es tan urgente querida?”

 

“Este año quiero que vayas a Uman para Rosh Hashana. Te lo voy a dar yo de regalo. Quiero que estés a mi lado durante por lo menos los próximos cincuenta años, y no en la cárcel federal”.

 

“Ester, ¿de qué estás hablando?”

 

“No esperemos a que los juicios estrictos nos caigan en la cabeza. Necesitamos una conexión con el tzadik verdadero. No me hagas preguntas. Te pido por favor que hagas esto por mí y por los niños”.

 

“Y cómo te las vas a arreglar con los niños tú sola en Rosh Hashana?”

 

“Mucho mejor que si estuvieras en la cárcel”

 

“¿En la cárcel? ¿Lo dices en serio?”

 

“Jason, te dije que no me hagas preguntas. Esto es lo mejor que puedes hacer por todos nosotros. ¡Este año vas a Uman y listo!”.

 ¨

Cada uno de nosotros es juzgado todos los días. ¿Quién sabe qué podemos haber hecho mal? La mayoría de las dificultades que tenemos en la vida son simplemente manifestaciones de los juicios estrictos que se levantan contra nosotros. ¿Quién puede sentirse complaciente en una situación así?

 

Rabi Najman dijo que no tenemos por qué preocuparnos, ya que él va delante de nosotros, mostrándonos el camino. Lo único que nos pide es que participemos del santo Kibutz (reunión colectiva) en Uman en Rosh Hashana. Y entonces no solamente que nos sacará del Guehenom (infierno) sino que ni siquiera nos va a dejar que caigamos allí en primer lugar.

 

Que todos ustedes sean inscriptos y sellados en el Libro de la Vida para un maravilloso Nuevo Año!!!

 

 

 

 

 





Comentar    Comentar
   Ver más artículos de Rabino Lazer Brody
   Lee más acerca de Uman




Inicio de artículo    Inicio de artículo       Envía por E-mail    Envía por E-mail          Compartir       Para imprimir    Para imprimir


 Para anotarse en la lista de distribución Para anotarse en la lista de distribución
 
 
  
Si te gustaría recibir otros artículos relacionados o novedades de Breslev.co.il por E-mail, escribe por favor tu dirección de E-mail aquí:

   

 Artículos relacionados Artículos relacionados
 
 


  0 Comentarios del visitante:     

Agrega tus comentariosAgrega tus comentarios    Agrega tus comentarios    

 
 
  
En honor de:    En memoria de:
  
 
¿Te gusta lo que lees?
 
Ayuda a Breslev Israel a difundir la luz de Rabi Najman
y asóciate para lograr juntos un mundo mejor! un mundo mejor
 
Presiona aquí para apoyar a Breslev.co.il
  
 
 
 Productos del Día Productos del Día
 
 
 
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 
 
  •  
  •  
  •  
  •  
     
  •  
  •  
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 Los más comentados Los más comentados
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Los más leídos Los más leídos
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Facebook Facebook
 
 
 
 Listas de E-mail Listas de E-mail
 
 
 
Suscríbete Aquí   
 
   
 

 
 



  
 
 
open toolbar