16 Siván 5779 / miércoles, 19 de junio de 2019 | Parashá Semanal: Sheláj Lejá
 
dot  Agregar a favoritos   dot  Hacer página de inicio  
 
   
    Crear una cuenta    |    Iniciar sesión
  
    Mi Cuenta     Historial de Pedidos     Ayuda
 
 
  Mi País:  
  Estados Unidos de América   
 
   Idioma:  
  Español   
 
   Mi Moneda:  
  Dólar EE.UU.   
 
   
Página de inicio Espiritualidad y Fe Pareja, Familia y Salud Recetas Parashá Semanal Vida y Sociedad Breslev Bnei Noaj
   Fe Práctica     Crecimiento Espiritual     Kabalá y Mística     Historias Verídicas             
 
  Todas las categorías  
 
 
 
Fe Práctica  
 
InicioEspiritualidad y FeFe PrácticaExamen Espontáneo de Fe
 
  Búsqueda avanzada
   Articles
 
   Búsqueda
 
            
 

Examen Espontáneo de Fe    

Examen Espontáneo de Fe



El hombre al que le falta fe, cree que el policía es quien determina el castigo que recibirá, como si fuera un acto natural y no un Decreto Divino…

 



El hombre al que le falta fe, cree que el policía es quien determina el castigo que recibirá, como si fuera un acto natural y no un Decreto Divino…

 
Este mundo es una “Escuela de fe”. Toda la finalidad de la vida del hombre es aprender la fe, y por lo tanto, todos los sucesos que nos ocurren en nuestra vida cotidiana son exámenes de fe.
 
Traeremos ejemplos de incidentes comunes que parecen casuales y naturales pero, en verdad, son dirigidos por la Divina Supervisión – en todos los detalles – para el examen de la fe. Aprendamos, con la ayuda del Creador, cómo aprobar esos exámenes con éxito. La calificación del hombre demuestra su grado de fe, y qué tipo de vida tendrá en este mundo y en el venidero.
 
¡Pare al costado de la ruta!
 
Un hombre que es detenido por un policía de tránsito, con justicia o no, está pasando una prueba de fe, y debe conducirse según las “Tres Reglas de la Fe” que aprendimos:
 
a) Creerá que “Así el Creador quiere”, y de por sí, no culpará a nadie; no a sí mismo y no al otro conductor por el cual se vio envuelto en esta infracción de tránsito: no a su esposa que lo apremió a viajar rápido, ni tampoco al policía que lo molesta, porque incluso si lo detuvieron injustamente y no según las leyes de este mundo, según las Leyes del Creador, todo es verdaderamente justo.
 
b) Creerá que “Todo es para bien”, dejando de lado su razonamiento. Debe ignorar lo que su mente entiende y determina que lo que le pasa no es bueno. Él debe alegrarse y agradecer al Creador que le mandó a este policía, y creer que seguramente se oculta en este acontecimiento una salvación que es para su bien eterno.
 
c) Creerá que cada cosa tiene una causa y finalidad, que no hay tribulaciones sin transgresiones, y que este policía es sólo la vara del Creador que le fue enviado para estimularlo a arrepentirse por alguna falla o pecado. Aunque existe una causa natural por la que fue detenido, esta es sólo una causa desencadenada desde lo Alto según lo que le fue decretado en el Tribunal Celestial. Por esto, examinará sus actos y buscará el motivo de lo que le ocurre.
 
Habla con el Creador
 
Por lo tanto, antes de empezar a hablar con el policía, examinará sus actos, se arrepentirá interiormente, y Le dirá  al Creador: “Señor del Universo, ante Ti todo está al descubierto; Tú sabes por qué transgresión me mandaste esta prueba. Por favor, ayúdame a triunfar en este examen y pasarlo con fe. Ten la bondad de perdonarme, y ayúdame a saber lo que quieres de mí. Por mi parte, me comprometo a donar una determinada cantidad para caridad... Por favor, no me castigues por medio de este policía, apiádate de mí; dame las buenas condiciones para que logre reparar la transgresión por la cual debo ser castigado”.
 
Y, por supuesto, no se quejará y no se enojará con el policía, no lo adulará, de ninguna manera discutirá con él, y por supuesto no lo insultará o humillará.
 
Si se comporta así, su calificación en el examen de la fe será muy buena y disfrutará de su recompensa en el Mundo Venidero. Obviamente saldrá sin daño de su encuentro con el policía, pero incluso si es dañado, lo recibirá con amor y con la creencia de que todo es para bien, y que esto no le causará ningún pesar ni tristeza. Encontramos, que gracias a la fe podrá el hombre lograr una buena vida ya en este mundo.
 
Contrariamente, el hombre al que le falta fe, cree que el policía es quien determina el castigo que recibirá, como si fuera un acto natural y no un Decreto Divino. Por eso, enseguida adula al policía y se complica todavía más, pues esto es un principio en la conducta del Creador, quien no confía en Él sino en alguna otra persona o cosa, le retira Su Supervisión y lo deja en las manos de lo que confía.
 
Por lo tanto, cuando adula al policía, en la mayoría de los casos, el policía se vuelve más cruel. Y cuando este no lo complace, empieza a maldecir y despreciarlo… Y entonces el resultado es claro: enojo, amargura, frustración, etc. Muchas veces el policía ofendido le agrega una multa mayor, busca más cosas para reportar y, lo peor de todo, es muy probable que al hombre se le sume otro grave pecado, el de “Entre una persona y otra”, porque generalmente la ofensa al policía es injustificada, y tendrá que pagar por ese pecado si no se arrepiente. Es importante acentuar que el arrepentimiento por pecados de “Entre una persona y otra” no es fácil, porque además de tener que pedir disculpas al Creador por haber transgredido su Precepto y afligido a otro hombre, también tendrá que buscar al policía ofendido y apaciguarlo hasta que le perdone completamente. Sin el perdón de la persona ofendida, no le servirá al hombre el arrepentimiento y el retorno al Creador, porque Él no perdona en lugar del hombre ofendido.
 
De esto debemos entender cuánto cuidado se necesita en los asuntos de “Entre una persona y otra”. Pues durante el tiempo en que hay en el mundo gente ofendida que no le perdona al hombre su ofensa, existe sobre él un Juicio muy grave, que es la causa de la mayoría de sus angustias. Aunque en los asuntos entre el hombre y el Creador, Él contiene su ira y perdona más fácilmente; también, existen tiempos especiales de Misericordia en el cual todos los pecados del hombre se perdonan, pero todo esto no es suficiente para expiar los pecados de “Entre una persona y otra”. El Creador no puede perdonar la ofensa del hombre ofendido, hasta que ese hombre mismo se concilia y perdona de todo corazón.
 
Encontramos, que quien quiere corregir sus transgresiones de “Entre una persona y otra”, debe acordarse de toda la gente que ofendió, encontrarlos y apaciguarlos... Brevemente, es casi imposible corregir un pecado de este tipo, y por eso, hay que cuidarse desde un principio para no ofender a nadie.
 
Por supuesto, que ese tipo de comportamiento es resultado de la falte de fe, pues el hombre se comporta según el principio de “Con mi propia fuerza y el poder de mi mano” (Deuteronomio 8:17). Al comienzo piensa: “Yo sé cómo calmar al policía”, pero cuando no tiene éxito, trata de usar la fuerza o intimidarlo. La calificación de este hombre en la prueba de la fe es muy baja y su resultado verá en este mundo y en el venidero. Ya en el mundo presente su vida estará llena de angustia, sufrimientos y penas; andará todo el día enojado, enfurruñado y amargado por causa del policía. Todo debido a su falta de fe, por ver al policía como una existencia independiente, lo que en verdad es falso, pues “No hay más nada fuera de Él”.
 
 
Continuará…
 

(Extraído del libro "En el Jardín de la Fe" por Rabi Shalom Arush, Director de las Instituciones "Jut shel Jésed" – "Hilo de Bondad")





Comentar    Comentar
   Ver más artículos de Rabino Shalom Arush
   Lee más acerca de Fe Práctica


Back    Anterior          Parte - 25 de - 104          Siguiente    Next
Ver todas las partes de En el Jardín de la Fe


Inicio de artículo    Inicio de artículo       Envía por E-mail    Envía por E-mail          Compartir       Para imprimir    Para imprimir


 Para anotarse en la lista de distribución Para anotarse en la lista de distribución
 
 
  
Si te gustaría recibir otros artículos relacionados o novedades de Breslev.co.il por E-mail, escribe por favor tu dirección de E-mail aquí:

   

 Artículos relacionados Artículos relacionados
 
 

 
¡Nunca te des por vencido!               La Fe es Plegaria               Nueva Claridad
 
 ¡Nunca te des por vencido!  La Fe es Plegaria  Nueva Claridad


  4 Comentarios del visitante:    Ver todos los comentarios  
  1.
  Falta de emuna
Esmeralda13/05/2019 13:26:55
     
 
  2.
  Buen tema
Raynaldo Hernandez12/05/2019 22:42:55
     
 
  3.
  Emuna
Yaneisi12/05/2019 22:29:54
     
 
  4.
  Cómo si fuera un acto natural y no un Decreto Divino
Al hombre que le falta Fe cree que el policía es quien determina el castigo12/05/2019 20:36:30
     
 

Agrega tus comentariosAgrega tus comentarios    Agrega tus comentarios    

 
 
  
En honor de:    En memoria de:
  
 
¿Te gusta lo que lees?
 
Ayuda a Breslev Israel a difundir la luz de Rabi Najman
y asóciate para lograr juntos un mundo mejor! un mundo mejor
 
Presiona aquí para apoyar a Breslev.co.il
  
 
 
 Productos del Día Productos del Día
 
 
 
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 
 
  •  
  •  
  •  
  •  
     
  •  
  •  
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 Los más comentados Los más comentados
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Los más leídos Los más leídos
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Facebook Facebook
 
 
 
 Listas de E-mail Listas de E-mail
 
 
 
Suscríbete Aquí   
 
   
 

 
 



  
 
 
open toolbar