25 Av 5780 / sábado, 15 de agosto de 2020 | Parashá Semanal: Reé
 
dot  Agregar a favoritos   dot  Hacer página de inicio  
 
   
    Crear una cuenta    |    Iniciar sesión
  
    Mi Cuenta     Historial de Pedidos     Ayuda
 
 
  Mi País:  
  Estados Unidos de América   
 
   Idioma:  
  Español   
 
   Mi Moneda:  
  Dólar EE.UU.   
 
   
Página de inicio Espiritualidad y Fe Pareja, Familia y Salud Recetas Parashá Semanal Vida y Sociedad Breslev Bnei Noaj
   Fe Práctica     Crecimiento Espiritual     Kabalá y Mística     Historias Verídicas             
 
  Todas las categorías  
 
 
 
Kabalá y Mística  
 
InicioEspiritualidad y FeKabalá y MísticaCinco energías de la emoción
 
  Búsqueda avanzada
   Articles
 
   Búsqueda
 
            
 

Cinco energías de la emoción    

Cinco energías de la emoción



Cada célula del cuerpo necesita agua. El agua es la fuente de vida; en la Torá, los manantiales de agua son denominados “aguas vivientes”.

 



Kabalá y Nutrición

Tercera parte

 

El agua

 

El agua es el nutriente más importante. Cada célula del ser humano necesita agua, porque muchos los procesos corporales, incluyendo las reacciones químicas, tienen lugar en el agua. El agua constituye la mayor parte de la sangre, la linfa, y demás fluidos corporales. En los días calurosos, o cuando uno realiza ejercicios físicos, las glándulas sudoríparas quitan el agua de los tejidos y la liberan en forma de sudor en toda la superficie del cuerpo. Cuando se evapora el agua del sudor, se enfría el cuerpo. De esa manera, la transpiración ayuda a mantener la homeostasis. El vapor de agua también se pierde del cuerpo cada vez que uno exhala aire y por medio de la orina.

 

La sabiduría (agua) es llamada “el punto que está presente en forma uniforme en todo el cuerpo”. Cada célula del cuerpo necesita agua. El agua es la fuente de vida; en la Torá, los manantiales de agua son denominados “aguas vivientes”. En términos espirituales, la sabiduría es la fuente de vida, tal como dice el versículo “la sabiduría da vida” y el estudio de la Torá, que es la sabiduría Divina, se compara al agua. Tal como enseñan los Sabios: “el agua se refiere a la Torá”.

 

Los seres humanos necesitan por lo menos un litro de agua por día. Si no se bebe suficiente cantidad de agua, la persona se deshidrata. Esto, a su vez, produce problemas en el sistema nervioso, el sistema respiratorio y el sistema circulatorio. Beber agua en cantidad suficiente es una de las mejores cosas que podemos hacer para mantener sano el cuerpo.

 

Los carbohidratos

 

Los carbohidratos simples y complejos son la principal fuente de energía para el cuerpo. Los azúcares que se encuentran en la fruta, la miel y la caña de azúcar son carbohidratos simples, o monosacáridos y disacáridos. Los almidones que se encuentran en los cereales, papas, y verduras son carbohidratos complejos, o polisacáridos. Los almidones son separados en azúcares simples por medio del sistema digestivo. Estas moléculas son absorbidas en el sistema sanguíneo y transportadas a las células en todo el cuerpo. Los azúcares que no son usados de inmediato para proveer energía se convierten en glucógeno, que se almacena en el hígado y en los músculos. Muchos alimentos contienen celulosa, también llamada “fibra”. Si bien el sistema digestivo del ser humano no puede quebrar la celulosa, sí hace falta fibra en la dieta. La fibra ayuda a expeler los desechos a través del sistema digestivo y el sistema excretor. La mayor parte de la fibra la suministran alimentos tales como frutas, cereales integrales, centeno y verduras.

 

Tal como se mencionó, los cinco nutrientes (carbohidratos, proteínas grasas, vitaminas y minerales) corresponden a la fuente de las cinco energías de emoción inherentes a la sefirá de entendimiento (el principio madre), que son: el amor, el temor, la compasión (las tres energías principales) y la confianza y la sinceridad (las dos energías secundarias). Veamos la correspondencia entre los cinco nutrientes y las cinco fuentes de energías emotivas en este cuadro:

 

Fuerza (gevurá) proteínas    benevolencia (jesed) carbohidratos

Belleza (tiferet) grasas

Reconocimiento (hod) minerales   victoria (netzaj) vitaminas

 

Los carbohidratos, comúnmente llamados azúcares (dulces) corresponden a la fuente de la energía emotiva del amor inherente al entendimiento. Existen dos clases de amor:

 

El amor intelectual (atracción que surge por la contemplación intelectual de un objeto digno de amor)

 

Y el amor natural (amor innato que surge en forma natural, espontánea y sin contemplación).

 

Estos dos tipos de amor corresponden a los carbohidratos complejos.

 

El amor natural corresponde a los carbohidratos simples.

 

Continuará…

 





Comentar    Comentar
   Ver más artículos de Rabino Itzjak Ginzburg
   Lee más acerca de Kabalá y Mística




Inicio de artículo    Inicio de artículo       Envía por E-mail    Envía por E-mail          Compartir       Para imprimir    Para imprimir


 Para anotarse en la lista de distribución Para anotarse en la lista de distribución
 
 
  
Si te gustaría recibir otros artículos relacionados o novedades de Breslev.co.il por E-mail, escribe por favor tu dirección de E-mail aquí:

   

 Artículos relacionados Artículos relacionados
 
 


  0 Comentarios del visitante:     

Agrega tus comentariosAgrega tus comentarios    Agrega tus comentarios    

 
 
  
En honor de:    En memoria de:
  
 
¿Te gusta lo que lees?
 
Ayuda a Breslev Israel a difundir la luz de Rabi Najman
y asóciate para lograr juntos un mundo mejor! un mundo mejor
 
Presiona aquí para apoyar a Breslev.co.il
  
 
 
 Productos del Día Productos del Día
 
 
 
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 
 
  •  
  •  
  •  
     
  •  
  •  
  •  
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 Los más comentados Los más comentados
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Los más leídos Los más leídos
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Facebook Facebook
 
 
 
 Listas de E-mail Listas de E-mail
 
 
 
Suscríbete Aquí   
 
   
 

 
 



  
 
 
open toolbar