19 Iyar 5779 / viernes, 24 de mayo de 2019 | Parashá Semanal: Bejukotáy
 
dot  Agregar a favoritos   dot  Hacer página de inicio  
 
   
    Crear una cuenta    |    Iniciar sesión
  
    Mi Cuenta     Historial de Pedidos     Ayuda
 
 
  Mi País:  
  Estados Unidos de América   
 
   Idioma:  
  Español   
 
   Mi Moneda:  
  Dólar EE.UU.   
 
   
Página de inicio Espiritualidad y Fe Pareja, Familia y Salud Recetas Parashá Semanal Vida y Sociedad Breslev Bnei Noaj
   Rosh HaShana     Iom Kipur     Sucot     Simját Torá y Sheminí Atzéret             
 
  Todas las categorías  
 
 
 
17 de Tamuz  
 
InicioFestividades17 de TamuzTodo un desafío
 
  Búsqueda avanzada
   Articles
 
   Búsqueda
 
            
 

Todo un desafío    

Todo un desafío



Enfrentarse a un ayuno no es tarea fácil. Cuando oí hablar de los ayunos que se hacen en el judaísmo, pensé que esa práctica ya no se acostumbraba más...

 



Enfrentarse a un ayuno no es tarea fácil. Hay que estar mentalizado y prepararse físicamente para ello. Cuando escuché hablar de los ayunos que se hacen en el judaísmo, pensé que esa práctica ya no se seguiría llevando a cabo hoy en día, en estos “tiempos modernos”. De nuevo, me equivoqué pensando que era una costumbre obsoleta.

 

Al recapacitar brevemente sobre el tema pensé, como toda mujer, que seguro tenía ciertas ventajas pasarse un día sin comer. Una siempre piensa en esos kilillos de más que está intentando perder cual si fueran un chicle molesto que no termina de despegarse.

 

Una de las cosas que más me sorprendió fue saber que tampoco se podía beber. Entonces pensé que era imposible, ¡me iba a deshidratar! ¡Qué costumbre bárbara e innecesaria! No comprendía cómo era posible que en el siglo XXI la gente siguiera ayunando durante días completos. Sin embargo, empecé a leer sobre este tema. He de admitir que en primer lugar empecé a investigar sobre las consecuencias físicas de hacer un ayuno y para mi sorpresa entendí que no es algo tan tremendo como había pensado. En la sociedad de hoy en día, consumista, se nos anima a comer continuamente y luego a hacer dieta para perder todas las calorías que hemos consumido con refrescos, comida basura y patatas fritas industriales que nada tienen que ver con un producto natural. Es un negocio redondo. Entonces, la idea de pasar un día sin comer puede parecer descabellada pero lo cierto es que lo verdaderamente estúpido es comer y beber sin prestar atención a lo dañino que ese consumo exacerbado de alimentos resulta para nuestro organismo. Así pues, darle un día de descanso al cuerpo no está nada fuera de lugar. Al contrario, es hasta recomendable. Por supuesto, estoy hablando aquí de personas que están sanas y fuertes. En el caso de enfermos, niños y mujeres embarazadas o que están amamantando hay condiciones especiales. ¡La halajá judía no se olvida de nadie!

 

Después, comencé a recapacitar sobre la importancia que tienen estos días especiales en el judaísmo para hacernos pensar en la historia, en lo que ha acontecido al pueblo judío a lo largo de todos los años de sufrimiento. Esta forma de conmemoración nos hace conectarnos con nuestro pasado, con nuestras raíces, de una forma profunda y difícil de explicar.

 

Por último, lo que me hizo decidirme a hacer el ayuno fue el hecho de sumarme a esta tradición tan importante. Una vez que comprendí la magnitud de los hechos que se recuerdan en cada ayuno, no pude más que unirme a este reto.

 

He de decir que no me preparé nada bien físicamente para mi primer ayuno, tomé un café y un dulce antes de que anocheciera y así, tal cual, me enfrenté a todo un día sin comer ni beber.  Lo primero que noté fue la cantidad enorme de tiempo que invertimos en cocinar y comer. Ese día tuve mucho tiempo libre, que precisamente no quería tener para no acordarme de que tenía hambre y sed. Sin embargo, a medida que iban pasando las horas, me di cuenta de que me importaba menos lo que mi cuerpo pedía y comenzaba a escuchar lo que mi alma necesitaba. Al despegarme de esos placeres materiales, aunque seguía sintiendo las necesidades vitales, me pude concentrar mejor en lo que el alma pide.

 

Al realizar un ayuno, nos desconectamos de todos esos placeres que nos roban la atención y que con sus aromas y sabores nos derivan hacia otros pensamientos. Asimismo, cuando éste acaba el simple recuerdo de un café recién hecho, pan caliente recién sacado del horno… esos aromas vuelven a cobrar más fuerza. La comida se disfruta mucho más y el día después del ayuno, sentimos los sabores más agradables que nunca y es una auténtica renovación para el cuerpo. HaShem en su inmensa sabiduría nos ha regalado estos días para que valoremos el agua que bebemos y la comida con la que nos alimentamos.





Comentar    Comentar
   Ver más artículos de Tali Mandel
   Lee más acerca de 17 de Tamuz




Inicio de artículo    Inicio de artículo       Envía por E-mail    Envía por E-mail          Compartir       Para imprimir    Para imprimir


 Para anotarse en la lista de distribución Para anotarse en la lista de distribución
 
 
  
Si te gustaría recibir otros artículos relacionados o novedades de Breslev.co.il por E-mail, escribe por favor tu dirección de E-mail aquí:

   

 Artículos relacionados Artículos relacionados
 
 

 
El Templo en Su Gloria               Hazlo bien!               El Tapado de Piel
 
 El Templo en Su Gloria  Hazlo bien!  El Tapado de Piel


  0 Comentarios del visitante:     

Agrega tus comentariosAgrega tus comentarios    Agrega tus comentarios    

 
 
  
En honor de:    En memoria de:
  
 
¿Te gusta lo que lees?
 
Ayuda a Breslev Israel a difundir la luz de Rabi Najman
y asóciate para lograr juntos un mundo mejor! un mundo mejor
 
Presiona aquí para apoyar a Breslev.co.il
  
 
 
 Productos del Día Productos del Día
 
 
 
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 
 
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
     
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 Los más comentados Los más comentados
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Los más leídos Los más leídos
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Facebook Facebook
 
 
 
 Listas de E-mail Listas de E-mail
 
 
 
Suscríbete Aquí   
 
   
 

 
 



  
 
 
open toolbar