18 Iyar 5779 / jueves, 23 de mayo de 2019 | Parashá Semanal: Bejukotáy
 
dot  Agregar a favoritos   dot  Hacer página de inicio  
 
   
    Crear una cuenta    |    Iniciar sesión
  
    Mi Cuenta     Historial de Pedidos     Ayuda
 
 
  Mi País:  
  Estados Unidos de América   
 
   Idioma:  
  Español   
 
   Mi Moneda:  
  Dólar EE.UU.   
 
   
Página de inicio Espiritualidad y Fe Pareja, Familia y Salud Recetas Parashá Semanal Vida y Sociedad Breslev Bnei Noaj
   Rosh HaShana     Iom Kipur     Sucot     Simját Torá y Sheminí Atzéret             
 
  Todas las categorías  
 
 
 
El Mes de Elul  
 
InicioFestividadesEl Mes de ElulLas papas y los terrones
 
  Búsqueda avanzada
   Articles
 
   Búsqueda
 
            
 

Las papas y los terrones    

Las papas y los terrones



La gente a veces se confunde con respecto al mes de Elul, pensando que antes de Rosh Hashana tienen que hacer grandes “remodelaciones

 



La gente a veces se confunde con respecto al mes de Elul, pensando que antes de Rosh Hashana tienen que hacer grandes “remodelaciones”. En realidad, eso no funciona, en especial porque las “grandes remodelaciones” suelen terminar en un retroceso y una vuelta a las antiguas malas costumbres. Lo único que Hashem espera de nosotros es que seamos un poquito menos amargos de lo que fuimos ayer y que todo el tiempo nos esforcemos por mejorar un poquito y hacer mejoras, por más leves que sean.

 

Un excelente sitio para comenzar es diciendo Bircat Hamazon – la Bendición que se dice después de comer pan, con más concentración. Las recompensas son fenomenales, tal como veremos a partir de la historia que vamos a contarles, tal como la hemos escuchado de boca del Rabino Abraham Elimelej Biderman shelita:

 

Un judío anciano de Jerusalén contó su historia de la época del Holocausto. Antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial, él era un joven estudiante adolescente. El famoso Rabino Meir Shapira de bendita memoria, director de la Yeshiva Lublin y fundador del Daf Iomi, visitó su yeshivá para someter a un examen a sus alumnos. Se acostumbraba que el Rosh Ieshiva que estaba de visita les daba regalitos a los jóvenes que daban examen, pero Rabi Meir no trajo consigo ningún regalo. En lugar de eso, les dijo a los alumnos que les iba a dar un consejo invalorable que les permitiría vivir siempre felices, no importa lo que les pasara. Les dijo que se cuidaran mucho cuando dijeran Bircat Hamazón, la Bendición de después de las comidas, con gran concentración. Nuestros Sabios prometen que esto protege a la persona contra incluso las peores fuerzas espirituales negativas. El joven alumno decidió que a partir de ese día lo haría con gran devoción.

 

Al cabo de unos pocos años, los nazis invadieron Polonia. Los judíos fueron llevados como bestias en vagones de ganado y así los transportaron hasta los campos de concentración. La primera etapa una vez que llegaban al campo era la infame selección: las mujeres, los niños, los débiles y los ancianos eran enviados a la izquierda, lo cual significaba que iban a ir a las cámaras de gas a ser exterminados. Los que estaban en buen estado físico eran enviados a la derecha, o sea, a los campos de labores forzadas, que era una etapa previa a la ejecución. Ahora este alumno, de dieciséis años, se paró de puntas de pie para parecer más alto. No tenía idea de qué hacer ni qué decir cuando el oficial de las SS le preguntara qué era capaz de hacer, ya que en toda su vida no había hecho trabajos manuales. El joven oró en silencio: “Hashem, por favor ¡sálvame! Estos tres últimos años tuve especial cuidado de decir Bircat Hamazón con mucha concentración y nuestros Sabios prometieron que jamás me faltaría no comida ni protección”.

 

En ese preciso momento, como si Hashem se lo hubiera indicado, el hombre que estaba detrás de él le susurró al oído: “Diles que eres cocinero; yo les diré que yo soy tu ayudante, y así tal vez podamos trabajar los dos juntos”. Y eso fue exactamente lo que sucedió – los dos fueron enviados a trabajar en la cocina del campo. De ese modo, no tuvieron problema para conseguir el sustento.

 

Un día, un oficial nazi especialmente sádico entró a la cocina. No podía soportar que un judío no pasara hambre y no estuviera esquelético. Entonces se acercó al joven cocinero y le puso un martillo en la cabeza: “Judío, ve detrás de la cocina y si no cavas  una zanja de seis pies de ancho por seis pies de largo en tres horas, te voy a enviar a hacer labores forzadas con todos los otros judíos”. Ni siquiera con pico y pala el joven iba a poder cavar una zanja tan grande, y mucho menos con un martillito…

 

Nuevamente Le oró a Hashem: “Hashem ¡Nuestros Sabios prometieron! ¡Yo cumplí con mi parte!”.

 

Entonces, un camión lleno de alemanes pasó por allí. Al ver al joven judío desesperado, decidieron divertirse un rato. Tomando un saco de papas recién sacadas del suelo que no habían separadas de los terrores de tierra, lo apedrearon con el barro y las papas. Y se fueron matándose de la risa. El joven judío resultó herido pero tenía un montón de papas y de terrones a su lado.

 

Pasaron unos cuantos minutos y entonces pasó por allí un grupo de rusos que realizaban labores forzadas y que llevaban picos y palas. Siempre muertos de hambre, miraron como locos las papas frescas y le rogaron al joven que les diera un poco.

 

El joven respondió: “No hay ningún problema, solamente caven aquí mismo una zanja de dos por dos metros y se pueden llevar todas las papas”.

 

En quince minutos la zanja estaba lista.

 

El sádico oficial nazi retornó a la escena y no pudo creer lo que veían sus ojos. En menos de tres horas la zanja ya estaba lista. Dijo entonces el villano entre dientes: “Maldito judío, yo sabía que tu Dios te iba a proteger, pero no sabía hasta qué grado”. Entonces el joven recibió permiso de volver a la cocina.

 

El joven sobrevivió el campo de concentración y la guerra, y después de la liberación fue directamente a Jerusalén. Jamás le faltó el sustento ni siquiera en la época más difícil, cuando en Israel la gente pasaba mucha hambre, y logró casar a todos sus hijos sin endeudarse en absoluto.

 

Les propongo a todos que empecemos a realizar esta maravillosa mitzvá de Bircat Hamazón, la Bendición de Después de las Comidas, con la mejor intención y la máxima concentración de que seamos capaces. Nos estaremos haciendo a nosotros mismos un tremendo favor y ciertamente seremos inscritos en el Libro de la Vida para un maravilloso Nuevo Año Amén!!

 

 

 

 

 

 

 

 





Comentar    Comentar
   Ver más artículos de Rabino Lazer Brody
   Lee más acerca de El Mes de Elul




Inicio de artículo    Inicio de artículo       Envía por E-mail    Envía por E-mail          Compartir       Para imprimir    Para imprimir


 Para anotarse en la lista de distribución Para anotarse en la lista de distribución
 
 
  
Si te gustaría recibir otros artículos relacionados o novedades de Breslev.co.il por E-mail, escribe por favor tu dirección de E-mail aquí:

   

 Artículos relacionados Artículos relacionados
 
 

 
Elul - Explorar Nuestra Vida               Hablarle al Creador               La Fuerza de la Teshuvá
 
 Elul - Explorar Nuestra Vida  Hablarle al Creador  La Fuerza de la Teshuvá


  0 Comentarios del visitante:     

Agrega tus comentariosAgrega tus comentarios    Agrega tus comentarios    

 
 
  
En honor de:    En memoria de:
  
 
¿Te gusta lo que lees?
 
Ayuda a Breslev Israel a difundir la luz de Rabi Najman
y asóciate para lograr juntos un mundo mejor! un mundo mejor
 
Presiona aquí para apoyar a Breslev.co.il
  
 
 
 Productos del Día Productos del Día
 
 
 
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 
 
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
     
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 Los más comentados Los más comentados
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Los más leídos Los más leídos
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Facebook Facebook
 
 
 
 Listas de E-mail Listas de E-mail
 
 
 
Suscríbete Aquí   
 
   
 

 
 



  
 
 
open toolbar