14 Shevat 5781 / miércoles, 27 de enero de 2021 | Parashá Semanal: Beshalaj
 
dot  Agregar a favoritos   dot  Hacer página de inicio  
 
   
    Crear una cuenta    |    Iniciar sesión
  
    Mi Cuenta     Historial de Pedidos     Ayuda
 
 
  Mi País:  
  Estados Unidos de América   
 
   Idioma:  
  Español   
 
   Mi Moneda:  
  Dólar EE.UU.   
 
   
Página de inicio Espiritualidad y Fe Pareja, Familia y Salud Recetas Parashá Semanal Vida y Sociedad Breslev Bnei Noaj
   Rosh HaShana     Iom Kipur     Sucot     Simját Torá y Sheminí Atzéret             
 
  Todas las categorías  
 
 
 
Iom Kipur  
 
InicioFestividadesIom KipurEl falso funeral
 
  Búsqueda avanzada
   Articles
 
   Búsqueda
 
            
 

El falso funeral    

El falso funeral



"¿De dónde saco el dinero para casar una, mucho menos cuatro?", pensó Najumke, al borde de la desesperación.

 



En el siglo XVIII en Europa Oriental, el contrabando era una forma popular pero muy arriesgada de ganarse la vida para los judíos. A ellos solo se les permitía vivir en un área determinada conocida como la “Zona de Asentamiento”; no se les permitía poseer tierras y se limitaban a ciertos oficios. El hecho de que el zar impusiera enormes impuestos sobre el licor y el tabaco hizo que el negocio del contrabando desde Polonia a Rusia fuera aún más lucrativo. Sin embargo, ¡ay de la persona que fuera atrapada, porque la policía de aduanas rusa que manejaba la frontera internacional con Polonia estaba más que motivada para poner sus manos sobre los infractores, especialmente cuando estos eran judíos!

 

Najumke se sentó a su vieja mesa de madera en su destartalada cabaña en el shtetl (pueblo) polaco de Kratzenshtok, no lejos de la frontera rusa. Su cuñado, que vivía del lado ruso, le dijo que triplicaba su dinero vendiendo licores polacos a los rusos. El único "detalle técnico" era cómo cruzar el contrabando a través de la frontera. Najumke pensó en sus cuatro hijas, la mayor de las cuales estaba alcanzando rápidamente la edad matrimonial. "¿De dónde saco el dinero para casar una, mucho menos cuatro?", pensó Najumke, al borde de la desesperación.

 

De repente, se le prendió la bombilla: ¡qué buena idea!

 

Najumke convocó a su mejor amigo de confianza, Berch'e, y le contó la idea. Berch'e estaba súper entusiasmado, porque él también sufría de grandes problemas financieros y no encontraba solución… Los dos fueron y compraron el ataúd más barato que pudieron encontrar, una simple caja de pino, y lo llenaron hasta el borde con botellas del mejor whisky polaco, lo que traería una hermosa suma en el lado ruso de la frontera. Y, para amortiguar el ruido de las botellas, empacaron tanta variedad de tabaco polaco como pudieron. El ataúd, una vez que su contenido se vendiera a los vendedores negros listos y que esperaban en el lado ruso, les aseguraría una considerable suma.

 

Najumke y Berch'e contrataron varios "extras" para que actuaran de dolientes y portadores de féretros. Aunque estos extras no sabían exactamente qué estaban haciendo sus empleadores, no les importaba. Por un día de trabajo fácil, unas pocas horas de cruzar la frontera y volver a casa, se les pagaba tres veces más de lo que normalmente ganaban cortando leña y llevando agua del río al pueblo.

 

La "procesión" llegó a la frontera rusa. Un corpulento sargento de la policía de aduanas, un ruso con bigote con botas hasta la rodilla y zapatos, se acercó a los judíos. "Abran el ataúd", ladró. Najumke tragó saliva pero se recuperó rápidamente y dijo: "Señor, cada nación honra a sus muertos. ¿Violaremos la dignidad del difunto perturbando su descanso y abriendo el ataúd?".  El ruso les dio señales de continuar…

 

Ya del lado ruso, los contrabandistas dieron un profundo suspiro de alivio. Sin embargo, con la alegría del montón de dinero que pronto estuvo en sus manos, se olvidaron del momento de peligro, cuando lograron sentir el pulso en sus gargantas.

 

Después de comprobar el éxito del contrabando, Najumke y Berch'e comenzaron a realizar funerales semanales. Pero, cuanto más se acostumbraban al trato con los policías fronterizos rusos, menos cautelosos se volvían.

 

Un día, un oficial de aduanas de alto rango de St. Peterburg decidió visitar varias estaciones fronterizas en la frontera polaca. Ascendió a la torre de observación y observó desde arriba todos los sucesos a continuación. En ese momento, Najumke y compañía llegaron a la frontera con un ataúd y su entorno habitual. Justo cuando el sargento estaba a punto de hacerles pasar, el oficial descendió como un águila en el funeral. "Abre el ataúd", ladró, "este mismo segundo".

 

Najumke, demasiado confiado, protestó: "Señor, ¿qué pasa con la dignidad de los muertos?"

 

El ruso sacó su sable de su vaina y gruñó: "¡Judío, a menos que quieras unirte a las filas del difunto, abre el ataúd ahora mismo!"

 

Al abrir el ataúd, Berch'e sollozó profundos sollozos. Najumke se lamentó. Los otros judíos se unieron al llanto ...

 

Las botellas de whisky dorado polaco brillaban a la luz del sol. Paquetes y paquetes de tabaco liberaron su olor acre.

 

El oficial ruso, desde su percha en la torre de vigilancia, nunca había visto un funeral tan “alegre” en toda su vida. Nadie lloraba y algunos incluso sonreían. Eso es lo que los hizo tan sospechosos. El oficial les dijo a Najumke y Berch'e: "Ajá, ahora estás llorando. Continuarás haciéndolo en una prisión siberiana. Idiotas, si hubieras llorado hace unos minutos, ahora podrías estar riéndote. ¡Pero ahora, es demasiado tarde!

 

* * *

 

La parábola anterior es un conocido cuento popular yiddish que contamos antes de Yom Kippur. Durante el año, las personas sufren todo tipo de dolor y tribulaciones. Pero si hubieran llorado en Yom Kippur, pidiéndole sinceramente el perdón de Hashem por todas sus fechorías, entonces se estarían riendo ahora. La Guemará enseña que no hay tribulación sin una transgresión previa, sino que la teshuvá expía las transgresiones y, por lo tanto, evita el sufrimiento.

 

¡Que tengas un ayuno fácil y un Yom Kipur muy significativo!

 

 





Comentar    Comentar
   Ver más artículos de Rabino Lazer Brody
   Lee más acerca de Iom Kipur




Inicio de artículo    Inicio de artículo       Envía por E-mail    Envía por E-mail          Compartir       Para imprimir    Para imprimir


 Para anotarse en la lista de distribución Para anotarse en la lista de distribución
 
 
  
Si te gustaría recibir otros artículos relacionados o novedades de Breslev.co.il por E-mail, escribe por favor tu dirección de E-mail aquí:

   

 Artículos relacionados Artículos relacionados
 
 

 
Culpa y Teshuvá               Un Yom Kipur sin miedo               Egocentrismo vs Fe
 
 Culpa y Teshuvá  Un Yom Kipur sin miedo  Egocentrismo vs Fe


  1 Comentarios del visitante:    Ver todos los comentarios  
  1.
  No es necesario llorar si hemos pedido perdón antes de Jomkipur
Nancy09/10/2019 3:34:41
     
 

Agrega tus comentariosAgrega tus comentarios    Agrega tus comentarios    

 
 
  
En honor de:    En memoria de:
  
 
¿Te gusta lo que lees?
 
Ayuda a Breslev Israel a difundir la luz de Rabi Najman
y asóciate para lograr juntos un mundo mejor! un mundo mejor
 
Presiona aquí para apoyar a Breslev.co.il
  
 
 
 Productos del Día Productos del Día
 
 
 
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 
 
  •  
  •  
  •  
     
  •  
  •  
  •  
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 Los más comentados Los más comentados
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Los más leídos Los más leídos
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Facebook Facebook
 
 
 
 Listas de E-mail Listas de E-mail
 
 
 
Suscríbete Aquí   
 
   
 

 
 



  
 
 
open toolbar