14 Shevat 5781 / miércoles, 27 de enero de 2021 | Parashá Semanal: Beshalaj
 
dot  Agregar a favoritos   dot  Hacer página de inicio  
 
   
    Crear una cuenta    |    Iniciar sesión
  
    Mi Cuenta     Historial de Pedidos     Ayuda
 
 
  Mi País:  
  Estados Unidos de América   
 
   Idioma:  
  Español   
 
   Mi Moneda:  
  Dólar EE.UU.   
 
   
Página de inicio Espiritualidad y Fe Pareja, Familia y Salud Recetas Parashá Semanal Vida y Sociedad Breslev Bnei Noaj
   Rosh HaShana     Iom Kipur     Sucot     Simját Torá y Sheminí Atzéret             
 
  Todas las categorías  
 
 
 
Iom Kipur  
 
InicioFestividadesIom KipurMi póliza de seguro
 
  Búsqueda avanzada
   Articles
 
   Búsqueda
 
            
 

Mi póliza de seguro    

Mi póliza de seguro



Imagínense que pudiéramos comprar una “póliza de seguro” de plegarias para asegurarnos de que nuestros rezos serán respondidos...

 



Imagínense que pudiéramos comprar una “póliza de seguro” de plegarias para asegurarnos de que nuestros rezos serán respondidos, más que nada en Yom Kipur…

 

Y acá viene la buena noticia: sí hay una póliza!

 

En primer lugar, no “reces” meramente murmurando los rezos prescritos. Piensa en lo que estás diciendo y dilo con la debida intención, como si fueran tus propias palabras. Aprende el significado de las palabras, y si no entiendes hebreo, no tengas miedo de rezar según la traducción. Hashem entiende perfectamente español y todos los demás idiomas también…

 

Además de los rezos prescritos, acostúmbrate a conversar con Hashem de todo tipo de temas en tu sesión de plegaria personal. Esto es fundamental, porque la emuná es sinónimo de hablar con Hashem. Si no hablas, ¡no crees!    Tenemos que hablar con Hashem libremente como hablas con tu mejor amigo. Por lo tanto, cuando te pares frente a Hashem, no seas avaro con las palabras. El habla es tu principal conexión con Él.

 

Cuanto más hablas de emuná, más emuná tienes. Pero incluso si ves que tienes “la lengua atada” en tu sesión de plegaria personal, y eres incapaz de pronunciar una sola palabra, trata de decir una frase de emuná, como por ejemplo: “Hashem, déjame sentirme que estás conmigo”. Incluso si eso es lo único que puedes decir, repítelo una y otra vez, porque al final de Hashem te va a abrir la boca y el corazón. Cuando Le contamos a Hashem a diario lo que nos pasó en la vida durante las pasadas veinticuatro horas, estamos rectificando todo ese día. Y si hacemos eso todos los días de nuestra vida, estaremos rectificando toda la vida y ya no habrá juicios severos contra nosotros.

 

Eso es lo que Hashem le dijo a Moisés: “¿Quién le da una boca a la persona?” (Éxodo 4:11). La boca es lo que te hace una persona. Uno debe usar la boca mientras viaja por la ruta de la vida, a la cual Rabí Najman llama “un puente angosto”. Pero cuando usa la boca para hablar con Hashem, está cruzando ese puente angosto sin temor. Hashem es el máximo casamentero, médico, ministro de hacienda, agente inmobiliario, docente y psicólogo. Para resolver todos los problemas que tenemos lo único que tenemos que hacer es hablar con Él.

 

Si te falta emuná, simplemente dile a Hashem: “Padre mío, por favor dame emuná. Quiero creer en Ti. Quiero conocerte”. Entonces el Creador te tendrá compasión y te dará emuná.

 

El zohar dice que Hashem no escucha las plegarias de la persona que habla mal de los demás. Esto es medida por medida. Nosotros bendecimos a Hashem así: “Bendito eres Tú, Hashem, que escucha la plegaria”. Por qué “escucha” y no “acepta”? Porque si Hashem la escucha, entonces siempre la acepta. Todo depende de que escuche. Y si la persona habla mal de otros, está demostrando que no cree que Hashem esté escuchando, porque de otro modo no estaría yendo en contra de la Torá hablando mal de los demás. Y Hashem le dice: “Tú piensas que Yo no escucho las cosas malas que dices? Entonces tampoco voy a escuchar tus plegarias”.

 

Por eso, es como dicen nuestros Sabios: el hablar puro lo es todo en la vida. No debemos hablar de los demás, porque entonces estamos separándonos de Él y de nuestro prójimo y nos quedamos solos, como un leproso. No por nada las malas lenguas causan tantas desgracias y tantos juicios estrictos en contra de la gente. Y especialmente en Yom Kipur, no queremos que la serpiente, la acusadora, nos acuse.

 

Gmar Jatimá Tová!





Comentar    Comentar
   Ver más artículos de Rabino Shalom Arush
   Lee más acerca de Iom Kipur




Inicio de artículo    Inicio de artículo       Envía por E-mail    Envía por E-mail          Compartir       Para imprimir    Para imprimir


 Para anotarse en la lista de distribución Para anotarse en la lista de distribución
 
 
  
Si te gustaría recibir otros artículos relacionados o novedades de Breslev.co.il por E-mail, escribe por favor tu dirección de E-mail aquí:

   

 Artículos relacionados Artículos relacionados
 
 

 
Egocentrismo vs Fe               ¡Gracias por Yom Kipur!               La Reina de la Clase
 
 Egocentrismo vs Fe  ¡Gracias por Yom Kipur!  La Reina de la Clase


  0 Comentarios del visitante:     

Agrega tus comentariosAgrega tus comentarios    Agrega tus comentarios    

 
 
  
En honor de:    En memoria de:
  
 
¿Te gusta lo que lees?
 
Ayuda a Breslev Israel a difundir la luz de Rabi Najman
y asóciate para lograr juntos un mundo mejor! un mundo mejor
 
Presiona aquí para apoyar a Breslev.co.il
  
 
 
 Productos del Día Productos del Día
 
 
 
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 
 
  •  
  •  
     
  •  
  •  
  •  
  •  
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 Los más comentados Los más comentados
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Los más leídos Los más leídos
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Facebook Facebook
 
 
 
 Listas de E-mail Listas de E-mail
 
 
 
Suscríbete Aquí   
 
   
 

 
 



  
 
 
open toolbar