13 Siván 5779 / domingo, 16 de junio de 2019 | Parashá Semanal: Sheláj Lejá
 
dot  Agregar a favoritos   dot  Hacer página de inicio  
 
   
    Crear una cuenta    |    Iniciar sesión
  
    Mi Cuenta     Historial de Pedidos     Ayuda
 
 
  Mi País:  
  Estados Unidos de América   
 
   Idioma:  
  Español   
 
   Mi Moneda:  
  Dólar EE.UU.   
 
   
Página de inicio Espiritualidad y Fe Pareja, Familia y Salud Recetas Parashá Semanal Vida y Sociedad Breslev Bnei Noaj
   Rosh HaShana     Iom Kipur     Sucot     Simját Torá y Sheminí Atzéret             
 
  Todas las categorías  
 
 
 
Pesaj  
 
InicioFestividadesPesajCuando Llegue el Amanecer
 
  Búsqueda avanzada
   Articles
 
   Búsqueda
 
            
 

Cuando Llegue el Amanecer    

Cuando Llegue el Amanecer



Todos enfrentamos momentos difíciles en los que deseamos por lo menos saber que esto va a pasar en algún momento, pero…

 



Todos enfrentamos momentos difíciles en los que deseamos por lo menos saber que esto va a pasar en algún momento, pero…


Cuando llegue el amanecer


“La salvación de HaShem llega en un instante…” (Rashi, tomado del Midrash)

Si alguna vez te levantas a rezar a la madrugada (que es una costumbre muy recomendada por Rabi Najman de Breslev), advertirás un fenómeno sorprendente que resulta muy difícil de describir. Cuando te despiertas, afuera está absolutamente oscuro. Apenas si transcurre una fracción de segundo entre la oscuridad negro azabache y el primer asomo de los rayos del sol, cuando uno empieza a ver con claridad y está permitido empezar a decir la plegaria matutina (ese instante se llama Alot HaShajar).

Cuando uno lo describe por escrito, este proceso suena muy obvio. Pero una mañana, mientras yo esperaba en la más absoluta oscuridad para empezar a rezar a la madrugada, de pronto tomé conciencia de esta transición instantánea. Estaba sentada en una pequeña colina desde la cual podía ver las luces de Jerusalén de noche, casi hasta la Ciudad Vieja. Incluso podía oír a los musulmanes convocando a sus rezos desde el Har HaBait, el Monte del Templo.

La verdad es que yo no sabía exactamente a qué hora exacta despuntaba el amanecer; solamente sabía que estaba por llegar en cualquier momento. Por eso me quedé sentada y esperando en la oscuridad, preguntándome en voz alta que siendo tan oscuro, ¿quién sabía cuándo llegaría el alba? De repente, despuntó el alba y la transición fue tan súbita que casi me perdí el momento que tanto había estado esperando. Con la impresionante vista delante de mí, la súbita transición de la noche al día me cayó encima como una tonelada de ladrillos.

Por supuesto que este proceso se sigue repitiendo hasta que sale el sol. Cantidades de luz cada vez más grandes van tornando el cielo de una tonalidad negra a violeta y luego azul (en esta mañana en particular, vi una tonalidad verde azulada magnífica imposible de describir con palabras!). La diferencia de luz en cada lapso de cinco minutos fue absolutamente sorprendente. Por fin, el corazón empieza a tornarse de un color rosáceo y una vez más, en una fracción de segundo, la cantidad de luz se ha incrementado diez veces con la salida del sol.

Piénsalo un minuto. Sabemos cuándo va a salir el sol e incluso en el parque hay una sensación de expectativa. Los pájaros trinan y el aire es fresco. Pero ¿qué ocurre si no tuviste conciencia del tiempo o si había pájaros que anuncien el comienzo del nuevo día? Apenas una fracción de segundo antes del alba, la oscuridad es exactamente igual de espesa y profunda que al comienzo de la noche. De hecho, se trata del momento más frío de todo el día. Uno no tiene la menor idea de cuándo exactamente va a amanecer. Recién después de que el cielo se ilumina uno se da cuenta de que la noche en efecto terminó.

La vida no es diferente. Todos enfrentamos momentos difíciles en los que deseamos por lo menos saber que esto va a pasar en algún momento. Y cuando ese instante de salvación finalmente llega, es tan pero tan repentino que nos da vuelta la cabeza. Pero aferrarnos a nuestra Emuná hasta que llegamos a ese momento es sumamente difícil, porque no tenemos forma de saber cuándo llegará ese mágico momento.

Sin embargo, así como el momento exacto del amanecer está calculado con perfecta precisión, lo mismo ocurre con el amanecer de nuestra salvación –tanto a nivel personal como a nivel nacional. Por eso, no te preocupes por lo oscuro que parece estar afuera, o por todos los problemas que el mundo enfrenta actualmente. No escuches a la Mala Inclinación cuando esta trata de contarte mentiras asegurándote que todo este sufrimiento nunca tendrá fin. Incluso si da la impresión de que, Di-s no lo permita, las cosas van de mal en peor, ¡no pierdas la esperanza! Así como la temperatura baja cuando se acerca el amanecer, esta es también una gran señal de que la salvación se aproxima.
Algo parecido ocurrió en Egipto cuando fue redimido el Pueblo Judío. La situación en Egipto, que ya desde antes era insoportable, se fue deteriorando más y más. Finalmente entró en escena Moisés, ¡pero entonces el Faraón hizo que las condiciones de trabajo fueran peores, no mejores!   Es fácil imaginar la desesperación que debió de haber sentido el Pueblo Judío…. En retrospectiva, más de 3.000 años más tarde, nosotros sabemos cuál fue el final de la historia, ¡pero ellos no lo sabían! En ese momento el Pueblo Judío no sabía que faltaban solamente cinco minutos para que se aproximara el alba. Lo único que podían ver era la oscuridad. Y entonces, por fin, clamaron ante HaShem con todas sus fuerzas y en un parpadear de ojos… ¡llegó la redención!

En la Hagadá decimos “Vehi she-amda la-avoteinu” – En cada generación, se alzan nuestros enemigos para tratar de aniquilarnos, ¡pero el Di-s Todopoderoso nos salva de sus manos!”. Nuestro principal enemigo no es el Hamas, ni la Hezbolá ni Irán. Todos nosotros tenemos un enemigo en común – la Mala Inclinación. Que llegue el momento de la redención, para cada uno de nosotros y para el mundo entero, depende de que cada uno de nosotros refuerce su Emuná. Esta es una lucha que se libra día a día, pero es especialmente importante que enfoquemos en nuestra Emuná ahora, en Pesaj, cuando HaShem promete que nos salvará. Si el Pueblo Judío pudo aferrarse a su Emuná en la oscuridad del exilio egipcio, ¡también podemos hacerlo nosotros!

Si puedes, levántate antes del alba y vive la increíble experiencia de orar al amanecer, cuando el mundo se renueva y el alma se despierta y anhela cantarle al Creador. Si no puedes, recuerda la lección del alba – que el momento de la redención ya está calculado y que llegará igual que el alba, por más oscuro que parezca apenas unos segundos antes. Nuestra tarea es fortalecer nuestra Emuná hasta ese momento – que sea muy pronto y en nuestros días. ¡AMÉN!





Comentar    Comentar
   Ver más artículos de Batya Rosen
   Lee más acerca de Pesaj




Inicio de artículo    Inicio de artículo       Envía por E-mail    Envía por E-mail          Compartir       Para imprimir    Para imprimir


 Para anotarse en la lista de distribución Para anotarse en la lista de distribución
 
 
  
Si te gustaría recibir otros artículos relacionados o novedades de Breslev.co.il por E-mail, escribe por favor tu dirección de E-mail aquí:

   

 Artículos relacionados Artículos relacionados
 
 

 
Elige tu emoción               Pesaj – El Peregrinaje al Beit HaMikdash               El Ritmo del Corazón
 
 Elige tu emoción  Pesaj – El Peregrinaje al Beit HaMikdash  El Ritmo del Corazón


  0 Comentarios del visitante:     

Agrega tus comentariosAgrega tus comentarios    Agrega tus comentarios    

 
 
  
En honor de:    En memoria de:
  
 
¿Te gusta lo que lees?
 
Ayuda a Breslev Israel a difundir la luz de Rabi Najman
y asóciate para lograr juntos un mundo mejor! un mundo mejor
 
Presiona aquí para apoyar a Breslev.co.il
  
 
 
 Productos del Día Productos del Día
 
 
 
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 
 
  •  
  •  
  •  
  •  
     
  •  
  •  
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 Los más comentados Los más comentados
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Los más leídos Los más leídos
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Facebook Facebook
 
 
 
 Listas de E-mail Listas de E-mail
 
 
 
Suscríbete Aquí   
 
   
 

 
 



  
 
 
open toolbar