15 Siván 5779 / martes, 18 de junio de 2019 | Parashá Semanal: Sheláj Lejá
 
dot  Agregar a favoritos   dot  Hacer página de inicio  
 
   
    Crear una cuenta    |    Iniciar sesión
  
    Mi Cuenta     Historial de Pedidos     Ayuda
 
 
  Mi País:  
  Estados Unidos de América   
 
   Idioma:  
  Español   
 
   Mi Moneda:  
  Dólar EE.UU.   
 
   
Página de inicio Espiritualidad y Fe Pareja, Familia y Salud Recetas Parashá Semanal Vida y Sociedad Breslev Bnei Noaj
   Rosh HaShana     Iom Kipur     Sucot     Simját Torá y Sheminí Atzéret             
 
  Todas las categorías  
 
 
 
Purim  
 
InicioFestividadesPurimEl Banquete de Purim
 
  Búsqueda avanzada
   Articles
 
   Búsqueda
 
            
 

El Banquete de Purim    

El Banquete de Purim



El banquete de Purím tiene una importancia especial, ya que eleva el alma hacia los niveles más altos al mismo tiempo que brinda placer al cuerpo...

 



La salvación del Pueblo de Israel en la época de Mordejái y Ester no fue temporal; por el contrario, reflejó un cambio eterno en el destino de Israel

 
El banquete de Purím tiene una importancia especial, ya que eleva el alma hacia los niveles más altos al mismo tiempo que brinda placer al cuerpo. El Zohar escribe que en Purím la persona puede lograr a través del placer corporal la misma elevación espiritual que alcanza en Iom Kipur mediante la aflicción del cuerpo. ¿A qué se debe ello?

El pueblo de Israel es santo, tanto física como espiritualmente. Así, resulta adecuado que las acciones físicas de Israel estén imbuidas de santidad, y sean llevadas a cabo para santificar y servir de alabanza a Di-s. Nuestros Sabios dicen que la alabanza a Di-s es mayor cuando proviene del reino físico que cuando proviene del reino espiritual. Sin embargo, mientras exista Amalék, la pureza de las acciones de Israel está corrompida y contaminada por ellos, quienes introducen elementos de pecado en dichas acciones. Pero cuando los poderes de Amalék son debilitados y subyugados, las acciones físicas del pueblo de Israel son inmediatamente imbuidas de pureza y realizadas sólo por amor a Di-s, de lo cual resulta la alabanza al Santo, bendito sea.

La alegría relacionada con la mitzvá de este banquete festivo de Purím es especialmente inmensa, ya que sirve como testimonio de que los judíos han rectificado por completo el pecado del cual fueron culpables durante la época de Hamán -disfrutar del banquete de Ajashverosh-. Si este pecado no hubiera sido corregido en su totalidad, habrían estado obligados a expiarlo por medio de la aflicción del cuerpo - "medida por medida". El hecho de que se les haya ordenado gozar de placeres físicos -comida, bebida, regocijo- demuestra que ya no cargan vestigio alguno de culpa por este pecado. Más aún, sus acciones y sus cuerpos han sido purificados y elevados por encima del nivel en que se encontraban aun antes de haber pecado, y por lo tanto ahora deben deleitar su cuerpo a través de la comida y la bebida.
 
* * *
 
Es adecuado estudiar algo de Torá antes de comenzar el banquete de Purím. Una alusión a ello encontramos en la Meguilá, ya que el versículo expresa: "Para los judíos había luz y gran alegría (Ester 8:16). Los Sabios explicaron: luz, se refiere a la Torá.
 
Hasta no diferenciar

La obligación rabínica de beber en Purím hasta no poder diferenciar entre "maldito es Hamán" y "bendito es Mordejái" requiere de un análisis, ya que no encontramos una obligación semejante en ninguna otra situación. ¿Por qué nos obligaron los Sabios a beber hasta el punto de no poder controlar nuestras facultades mentales? Los Sabios de generaciones posteriores explicaron esta obligación de la siguiente manera:

La salvación del pueblo de Israel en la época de Mordejái y Ester no fue temporal; por el contrario, reflejó un cambio eterno en el destino de Israel. En el piyut (poema litúrgico) que se recita en Purím, decimos: "Tú fuiste su salvación eternamente, y su esperanza en cada generación". Hasta la época de Mordejái y Ester, el futuro de Israel era pesado en una balanza de pecado y arrepentimiento. Era factible que, Di-s no lo permita, alcanzaran un punto donde estuvieran expuestos a la destrucción completa en el caso de cometer un pecado grave y no arrepentirse sinceramente.
 
En ese momento los Hijos de Israel se encontraban al borde de la destrucción total, ya que habían cometido una serie de pecados graves. Se habían prosternado ante el ídolo de Nabucodonosor y participado del banquete de Ajashverosh -una celebración organizada por ese rey malvado para glorificar la destrucción de Israel-, y pese a que profanó los recipientes sagrados extraídos del Beit HaMikdash haciendo uso de ellos, los judíos no se abstuvieron de unirse a él en su juerga. También cometieron varios otros tipos de transgresiones luego de haberse emborrachado, al grado de estar expuestos a una destrucción total. Su juicio parecía sellado, Di-s no lo permita.
 
Sin embargo, se arrepintieron desde lo más profundo de sus corazones, con llantos, súplicas y ayunos, lo que hizo que se despertara la misericordia Divina y se abriera un nuevo sendero de salvación ante ellos. En ese momento, el atributo Divino de misericordia se presentó ante Di-s y dijo: "¡Amo del Universo! Tus hijos han pecado y contra ellos se ha decretado una dura sentencia. Pero Mordejái y Ester, los justos, hicieron que se despertara en ellos un arrepentimiento sincero y el decreto fue anulado. ¿Qué ocurrirá en el futuro si vuelven a pecar y no hay entre ellos ningún justo como Mordejái y Ester que les enseñe cómo expiar sus pecados? ¿Es posible que el pueblo de Israel, Tus hijos, pueda ser entonces, Di-s no lo permita, destruido totalmente, sin piedad?".
 
De inmediato el sendero de redención se ensanchó, y la salvación se hizo eterna, convirtiéndose en la esperanza de cada generación. Aunque su pecado sea extremadamente grave y ascendiera a los mismos cielos, sus enemigos no podrán destruirlos. Los enemigos de Israel perecerán, mas Israel nunca perecerá. Incluso en aquella generación no fueron salvados merced a su arrepentimiento, sino gracias a los atributos de misericordia y compasión. Y estos portones de misericordia y compasión, una vez abiertos, nunca vuelven a cerrarse.
 
Así como la salvación de la cual gozó el pueblo de Israel en ese entonces no sobrevino gracias a su mérito, sino merced a la misericordia y la compasión, del mismo modo nosotros demostramos -a través de la forma en que celebramos- que también nuestra salvación se basa solamente en la compasión y la misericordia, más que en nuestros propios méritos. Comemos y bebemos hasta perder incluso nuestra capacidad de diferenciar entre izquierda y derecha, depositando nuestra fe completamente en Di-s, Quien nos protege y libra de todo enemigo y torturador, del pecado y de la iniquidad, ahora y para siempre.
 
* * *
 
¿Por qué nos esforzamos en alcanzar un estado en el cual ya no podemos diferenciar entre conceptos tan diametralmente opuestos -"Maldito es Hamán" y "Bendito es Mordejái"-? Es como si dijéramos: "Incluso si ya no podemos distinguir entre objetos cuyas diferencias deberían ser evidentes, sabemos, sin embargo, que no nos veremos privados de la salvación, que nuestras esperanzas no son en vano y que nuestra alegría no carece de fundamentos, pues depositamos nuestra confianza solamente en Di-s. Sobrios o ebrios, no tememos al mal ya que Tú estás con nosotros para siempre".
 
* * *
 
Los Sabios ofrecieron varias explicaciones adicionales alegóricas y místicas, respecto de la mitzvá de beber hasta el punto de no ser capaces de establecer diferencias.

En hebreo, el valor numérico de estas dos frases, "maldito es Hamán" y "bendito es Mordejái", es el mismo, 502. Así, debemos emborracharnos hasta no poder calcular la suma de ambas frases. Cualquiera puede diferenciar entre "maldito es Hamán" y "bendito es Mordejái". Sin embargo, uno debe aprender a reconocer las varias fases intermedias que existen entre estos dos extremos y así poder determinar cuáles cuestiones se inclinan hacia el bien y cuáles hacia el mal. Quien ha bebido en Purím hasta no poder diferenciar claramente estas fases intermedias, se considera lo suficientemente ebria como para haber cumplido con la obligación.
 
Otra explicación: Existen dos formas a través de las cuales la santidad encuentra expresión en este mundo: a través de la victoria de los justos, o por medio de la caída de los malvados. Nuestros Sabios dijeron: Tal como las alabanzas de Di-s son expresadas por los justos en el paraíso, de igual modo son expresadas por los malvados en el purgatorio. Sin embargo, Di-s prefiere las alabanzas de los justos. Cuando Israel obra meritoriamente, los justos son exaltados y es su alabanza la que se expresa; todos son felices y la alegría es completa. Pero cuando Israel carece de méritos, su salvación resulta de la caída de los malvados que son excesivamente perversos y descienden al purgatorio. El mundo entero tiembla por temor a Di-s, pero no hay verdadera alegría. Por eso, la alegría de "bendito es Mordejái" -o sea, la salvación de Israel por sus propios méritos- es superior a la de "maldito es Hamán" -la que llega con la destrucción de los malvados-.
 
Sin embargo, los Sabios ordenaron que en Purím la persona debe beber hasta no poder diferenciar entre estos dos tipos de salvación. ¿Por qué? Porque la caída de Hamán es totalmente diferente a la de otros malvados. El júbilo que resulta de su derrota es tan inmenso como aquel que deriva de la victoria de los justos. Hamán es descendiente de Amalék, sobre quien expresa el versículo: Cuando perece el inicuo, hay alegría (Proverbios 11:10). Cuando Amalék es aniquilado, es como si existiera una revelación de la Shejiná en el mundo y, por lo tanto, corresponde que celebremos jubilosamente con una alegría completa.
 
De esta forma, no existe diferencia alguna entre el júbilo asociado con "maldito es Hamán" y aquél relacionado con "bendito es Mordejái". Por lo tanto, para que el hombre no se sienta angustiado por haber sido merecedor de la salvación por causa de la excesiva maldad de los inicuos en lugar de serlo por mérito propio, nuestros Sabios ordenaron que el hombre beba y olvide la diferencia entre estas dos fuentes de salvación.
 
 
- Selección extraída de Sefer Hatodaa (Nosotros en el tiempo) -
 
(Con la amable autorización de www.Torá.org.ar)




Comentar    Comentar
   Ver más artículos de Rabino Eliahu Kitov
   Lee más acerca de Purim




Inicio de artículo    Inicio de artículo       Envía por E-mail    Envía por E-mail          Compartir       Para imprimir    Para imprimir


 Para anotarse en la lista de distribución Para anotarse en la lista de distribución
 
 
  
Si te gustaría recibir otros artículos relacionados o novedades de Breslev.co.il por E-mail, escribe por favor tu dirección de E-mail aquí:

   

 Artículos relacionados Artículos relacionados
 
 

 
Purim - ¿Fiesta de Disfraces o de Verdades?               Las heroínas ocultas de Purim               Radar en Adar
 
 Purim - ¿Fiesta de Disfraces o de Verdades?  Las heroínas ocultas de Purim  Radar en Adar


  0 Comentarios del visitante:     

Agrega tus comentariosAgrega tus comentarios    Agrega tus comentarios    

 
 
  
En honor de:    En memoria de:
  
 
¿Te gusta lo que lees?
 
Ayuda a Breslev Israel a difundir la luz de Rabi Najman
y asóciate para lograr juntos un mundo mejor! un mundo mejor
 
Presiona aquí para apoyar a Breslev.co.il
  
 
 
 Productos del Día Productos del Día
 
 
 
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 
 
  •  
  •  
     
  •  
  •  
  •  
  •  
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 Los más comentados Los más comentados
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Los más leídos Los más leídos
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Facebook Facebook
 
 
 
 Listas de E-mail Listas de E-mail
 
 
 
Suscríbete Aquí   
 
   
 

 
 



  
 
 
open toolbar