18 Iyar 5779 / jueves, 23 de mayo de 2019 | Parashá Semanal: Bejukotáy
 
dot  Agregar a favoritos   dot  Hacer página de inicio  
 
   
    Crear una cuenta    |    Iniciar sesión
  
    Mi Cuenta     Historial de Pedidos     Ayuda
 
 
  Mi País:  
  Estados Unidos de América   
 
   Idioma:  
  Español   
 
   Mi Moneda:  
  Dólar EE.UU.   
 
   
Página de inicio Espiritualidad y Fe Pareja, Familia y Salud Recetas Parashá Semanal Vida y Sociedad Breslev Bnei Noaj
   Rosh HaShana     Iom Kipur     Sucot     Simját Torá y Sheminí Atzéret             
 
  Todas las categorías  
 
 
 
Simját Torá y Sheminí Atzéret  
 
InicioFestividadesSimját Torá y Sheminí AtzéretLa Torá como Agua
 
  Búsqueda avanzada
   Articles
 
   Búsqueda
 
            
 

La Torá como Agua    

La Torá como Agua



¿Existe algún elemento más vital para nuestra existencia que el agua? Sin duda que no. Sin embargo, cuando llueve nos quejamos porque... nos incomoda…

 



¿Existe algún elemento más vital para nuestra existencia que el agua? Sin duda que no. Sin embargo, cuando llueve nos quejamos porque... nos incomoda…
 

La Torá como agua
 

Había una vez (o más de una vez) una mamá que era una perfecta ama de casa. Entre las tantas virtudes que tenía, cocinaba como una gran cocinera. Cada comida que salía de su cocina era un manjar. Todos se "chupaban los dedos de lo rica que estaba" - todos... salvo su propio hijo. Era realmente un chico bueno al que le gustaba jugar como a todos los niños. Es más - siempre se quejaba que tenía hambre. Pero cuando llegaba el momento de sentarse a comer, se ponía mañoso y "no quería saber de nada". La mamá, que sabía que su crecimiento dependía de una buena alimentación, insistía en darle de comer a pesar de sus berrinches. Pasaron los años y, una vez adulto, comentó que en realidad a él no le disgustaba la comida de la mamá en absoluto. Al contrario, la comida era rica - pero a él le molestaba sentarse a comer quietamente en la silla, y por lo tanto se levantaba y hacía escándalo en el momento de la cena sólo porque "le incomodaba".

¡Qué cosa, estos niños! ¿Y nosotros, los adultos? ¿Existe algún elemento más vital para nuestra existencia que el agua? Sin duda que no. Sin embargo, cuando llueve nos quejamos porque... nos incomoda. Cuando llueve es preciso llevar paraguas, que luego uno se lo olvida en algún lugar. Los autos de la calle salpican y ensucian la ropa (¡y las baldosas sueltas de nuestra ciudad, lo mismo!). Si la lluvia nos encuentra desprevenidos, seguramente quedaremos despeinados y empapados. Cuando llueve, la gente de la ciudad se enoja. Cuando escuchan el pronóstico en los medios, hablan que "el tiempo está desmejorando", "el día está muy feo", "el verano fue terrible"...

Sin duda esto surge del hecho que mucha gente no reconoce la bendición que es la lluvia. Los océanos contienen el 97% del agua del planeta. 2% está en los hielos polares y, únicamente, 1% del agua es aquel que se va reciclando para el uso de la vida (incluyendo todos los ríos y lagos, el agua de la atmósfera y de las napas). Ahora, para que ese agua nos llegue, es necesario que cuando el sol brilla sobre el océano (que cubre el 70% de la superficie del planeta y que no podemos beber porque está salada), se vaya evaporando, que suba hacia el cielo y se convierta en nubes.

Las nubes se forman porque en el aire hay pequeñísimas partículas de polvo alrededor de las cuales se van formando gotitas de agua que luego se unen, y, cuando baja la temperatura, se precipitan sobre la tierra en forma de lluvia. Sin embargo, si la lluvia cayera solamente sobre los océanos donde se formaron las nubes, no nos sería de gran utilidad y viviríamos en un mundo árido. Entra el factor viento que se forma a partir del movimiento de rotación del planeta, más la diferencia en la presión atmosférica que lo hace correr de los lugares de presión alta a los de presión más baja.

Pues entonces no nos asombremos que en esta fiesta de Sucot en la cual se juzga en el Tribunal Celestial acerca de la caída de lluvia para el próximo año, comencemos a rezar por su abundancia y a mencionar, a partir de Shminí Atzeret, a Di-s como "Mashiv haRúaj uMorid haGueshem" - Quien mueve el viento y hace precipitar la lluvia.

A todo esto se debe sumar las múltiples virtudes del agua en sí (incolora, inodora, insípida), que cumple una función imprescindible en cada paso y en cada sistema de vida. El agua está formada por dos partes de hidrógeno y una de oxígeno, dos elementos que, de no unirse de esta manera, no podrían suplir aquello que nos da el agua. Una de las tantas curiosidades del agua, es que si bien generalmente el calor sube y el frío baja, en las mares y lagos, una vez que baja de los 4 *C, se revierte el orden, y las aguas se congelan en su superficie permitiendo la continuidad de la vida de los peces en la profundidad.
(adaptado del libro "Designer World" de R. Avraham Katz)

Sin embargo, los seres humanos solemos ser desagradecidos. Por lo tanto, es muy importante dedicar una Tefilá especial al pedido de lluvia. Si bien en Argentina nos puede parecer un tanto "obvio" (porque es raro que falte) que llueva de tanto en tanto, en Israel que sólo tiene una temporada limitada de precipitaciones, la importancia de las lluvias siempre fue reconocida universalmente y, de ahí, los ayunos públicos en épocas de escasez.

"...Pues no había hecho llover Di-s sobre la tierra, y hombre no había para labrar la tierra" (Génesis). ¿Por qué no había precipitaciones? Pues no estaba el hombre que reconociera su vitalidad y que rezara por ella." (Rash"i)

No obstante, nos queda la pregunta de por qué se celebra justamente Simjat Torá, que es la culminación de la lectura de la Torá y el nuevo comienzo de la lectura, junto con Shminí Atzeret en que se suplica por la caída de lluvia, y, ambos, ¡en el día de máxima alegría del año!

Es muy posible que la respuesta sea que la Torá es tan vital para la existencia judaica del judío, como lo es el agua para cualquier ser humano. Esto lo supieron todos sus enemigos, quienes intentaron agotar el judaísmo prohibiendo el estudio de la Torá o quemando todos los textos judíos como lo hizo Luis IX en 1242. (¡Qué bueno sería, si lo supiéramos todos nosotros también).

Quizás exista una explicación adicional. El servicio de verter agua sobre el Mizbeaj (altar), es único en Sucot. Una de las características del agua, es que se amolda totalmente al recipiente en el que se la coloca. No tiene "cuerpo" propio. La alegría de Sucot y de Simjat Torá surge de esa sumisión total a la palabra de Di-s que está precisamente en la Torá que terminamos de leer. Posiblemente era esa la razón que los saduceos no aceptaban la ley de verter agua. El "judaísmo" que ellos pretendían se limitaba a ciertas áreas de la vida y no era uno de sometimiento total a la palabra de Di-s.

Volviendo al rezo por la lluvia en Shminí Atzeret. Mencionamos allí que el ángel designado a enviar la lluvia se llama "Af - Berí". Af significa furia, mientras que Berí, viene del vocablo salud (Beri´ut). La lluvia puede ser una bendición y puede provocar inundaciones como las que conocimos este año. Cuando Di-s envió el diluvio en la época de Noé, comenzó siendo "Gueshem", una lluvia que debía traer prosperidad. Cuando la gente siguió en su rebeldía, se transformó en un "Mabul" (diluvio). Los seres humanos somos capaces de arruinar aun las mejores bendiciones.

Recemos pues por un año en el cual llueva para prosperar. Al mismo tiempo, sepamos reconocer lo bueno, para permitir que lo que Di-s envía realmente sea una bendición.


(Gentileza: www.tora.org.ar)
 





Comentar    Comentar
   Ver más artículos de Rabino Daniel Oppenheimer
   Lee más acerca de Simját Torá y Sheminí Atzéret




Inicio de artículo    Inicio de artículo       Envía por E-mail    Envía por E-mail          Compartir       Para imprimir    Para imprimir


 Para anotarse en la lista de distribución Para anotarse en la lista de distribución
 
 
  
Si te gustaría recibir otros artículos relacionados o novedades de Breslev.co.il por E-mail, escribe por favor tu dirección de E-mail aquí:

   

 Artículos relacionados Artículos relacionados
 
 

 
Sheminí Atzéret - El Nivel Más Alto               Simját Torá - Resumen               "El Octavo Día"
 
 Sheminí Atzéret - El Nivel Más Alto  Simját Torá - Resumen  "El Octavo Día"


  0 Comentarios del visitante:     

Agrega tus comentariosAgrega tus comentarios    Agrega tus comentarios    

 
 
  
En honor de:    En memoria de:
  
 
¿Te gusta lo que lees?
 
Ayuda a Breslev Israel a difundir la luz de Rabi Najman
y asóciate para lograr juntos un mundo mejor! un mundo mejor
 
Presiona aquí para apoyar a Breslev.co.il
  
 
 
 Productos del Día Productos del Día
 
 
 
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 
 
  •  
  •  
  •  
     
  •  
  •  
  •  
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 Los más comentados Los más comentados
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Los más leídos Los más leídos
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Facebook Facebook
 
 
 
 Listas de E-mail Listas de E-mail
 
 
 
Suscríbete Aquí   
 
   
 

 
 



  
 
 
open toolbar