19 Iyar 5779 / viernes, 24 de mayo de 2019 | Parashá Semanal: Bejukotáy
 
dot  Agregar a favoritos   dot  Hacer página de inicio  
 
   
    Crear una cuenta    |    Iniciar sesión
  
    Mi Cuenta     Historial de Pedidos     Ayuda
 
 
  Mi País:  
  Estados Unidos de América   
 
   Idioma:  
  Español   
 
   Mi Moneda:  
  Dólar EE.UU.   
 
   
Página de inicio Espiritualidad y Fe Pareja, Familia y Salud Recetas Parashá Semanal Vida y Sociedad Breslev Bnei Noaj
   Rosh HaShana     Iom Kipur     Sucot     Simját Torá y Sheminí Atzéret             
 
  Todas las categorías  
 
 
 
Tishá BeAv  
 
InicioFestividadesTishá BeAv¡Terminemos con los Malos Decretos!
 
  Búsqueda avanzada
   Articles
 
   Búsqueda
 
            
 

¡Terminemos con los Malos Decretos!    

¡Terminemos con los Malos Decretos!



Este año, Tishá BeAv tiene además la significancia extra de ser el 100º aniversario del inicio de la Primera Guerra Mundial. Veamos qué podemos aprender de esto….

 



Este año, Tishá BeAv tiene además la significancia extra de ser el 100º aniversario del inicio de la Primera Guerra Mundial.

Mucha gente no sabe que la Primera Guerra Mundial tuvo inicio oficialmente cuando  Alemania le declaró la guerra a Rusia el 1 de agosto de 1914. Ese día era Tishá BeAv, el 9 de Av en el calendario hebreo, que es el día en que fueron destruidos tanto el primero como el segundo Templo de Jerusalén además de otras tantas calamidades que sucedieron ese mismo día.

Acorde al trágico carácter de Tishá BeAv, la Primera Guerra Mundial fue un tremendo golpe para el pueblo judío.

Dos tercios de todos los judíos de la época se encontraron en zona de guerra; más de un millón se transformaron en refugiados de guerra y casi un cuarto de millón fueron muertos en batalla. Muchas cortes jasídicas y dinastías jasídicas fueron destruidas. Y más de 400 pogroms surgieron en Rusia, Ucrania, Polonia y Hungría inmediatamente después de la guerra.

Hacia finales de la guerra, fueron derribados cuatro grandes imperios  -el turco otomano, la Rusia zarista, el imperio austro-húngaro y Alemania-  dando así surgimiento a Rusia comunista y la Alemania nazi. Tanto Europa como Medio Oriente cambiaron drásticamente con nuevas fronteras y nuevos países, dejando a muchísimos judíos desplazados, empobrecidos y bajo ataque.

Al desatarse la guerra, hace exactamente cien años, los judíos de Europa, carentes de armas y pocos en número, enfrentaban una terrible incertidumbre. ¿Por qué les pasaba algo así? ¿Cuál era el mensaje Divino? ¿Qué podían hacer espiritualmente los judíos de Europa a fin de quebrantar los duros decretos que pendían en su contra?

La respuesta llegó en una carta pública a los judíos de Rabi Israel Meir Kagan, el Jafetz Jaim.

En esa carta, escrita en el año 1914, el Jafetz Jaim se refiere antes que nada a las preocupaciones de los judíos:

“La guerra que se ha desatado es verdaderamente temible y afecta a cada miembro del pueblo judío tanto física como espiritualmente. No cabe duda de que Hashem hizo que sucediera para que nos despertemos y retornemos a Él en total arrepentimiento. Por lo tanto, todos tenemos la obligación de rogarle a Hashem que nos salve…”.

Luego el Jafetz Jaim prescribe una poderosa receta para la salvación del pueblo judío:

“Cada uno de nosotros tiene el deber de asistir a diario a la sinagoga con sus hijos y responder Amén Iehe Shema Raba (en la plegaria de Kadish), pues tal como afirma el Midrash, de esta manera se anulan los duros decretos que penden en contra de nosotros cada día”.

La frase Amén Iehe Shema Raba (que significa: Que Su Gran Nombre sea reconocido universalmente por siempre y por toda la eternidad) es la respuesta que damos después de que el líder de la congregación recita el primer párrafo de la plegaria de Kadish. Y cuando decimos Amén Iehe Shema Raba en voz alta, al unísono y con gran concentración en la sinagoga, estamos haciendo una santificación pública del Nombre de Hashem.

También estamos declarando públicamente nuestra Emuná en que Hashem nos redimirá prontamente y que todo el mundo muy pronto Lo reconocerá como el Rey del universo.

Tal vez esta expresión pública de Emuná y de santificación del Nombre de Hashem sea la razón por la cual la misiva del Jafetz Jaim de 1914concluye así:

“Es imposible concebir siquiera la cantidad de salvaciones que podríamos obrar en aras del pueblo judío si respondiéramos Amen Iehe Shema Raba al  unísono todos los días. De esa manera, miles de personas podrían salvarse de la muerte”.

Un siglo más tarde…

De más de una manera, nuestra propia época es un reflejo de la era de la Primera Guerra Mundial y el período de transición entre ambas guerras. Los mapas de Europa y Medio Oriente se parecen mucho al de aquella época. Muchos países europeos continúan  hirviendo con nacionalismo  y violencia. Los países árabes continúan estallando con ataques sedientos de sangre y tomas del poder.
Y el tremendo antisemitismo de hace un siglo ha vuelto.

Una vez más se ha desatado una tremenda ola de antisemitismo  en  universidades, parlamentos europeos y en las mismas calles. Una vez más se han vandalizado tumbas judías. Una vez más se ataca a sinagogas judías. Nuevamente ocupan los titularse de los periódicos boycotts, ataques físicos e intentos de asesinato en contra de personas judías, y se convoca a la abolición de la circuncisión y la carne kasher. Y el invento ruso de los Los Protocolos de los Sabios de Sión, como así también el Mein Kampf de Hitler, que su nombre sea borrado, vuelven a ser best sellers.

La diferencia es que ahora sí sabemos a qué pueden conducir todos estos síntomas de antisemitismo.

Lo cual significa que el peligro que nos rodea es muy real.

También significa que la prescripción del Jafetz Jaim para la Primera Guerra Mundial es especialmente potente para esta época.
Hoy también podemos evitar que “miles de judíos se salven de la muerte” recitando en voz alta y al unísono Amen Iehe Shema Raba.
Hoy en día, con la actual tensión de Rusia, Irán, China y otras tantas naciones apuntando a una posible guerra global, además de la actual guerra en Gaza y la ola de antisemitismo, tenemos que implementar el consejo del Jafetz Jaim.

Tenemos que abrir las Puertas del Cielo para poder anular los duros decretos que penden contra nosotros.
 





Comentar    Comentar
   Ver más artículos de Howard Morton
   Lee más acerca de Tishá BeAv




Inicio de artículo    Inicio de artículo       Envía por E-mail    Envía por E-mail          Compartir       Para imprimir    Para imprimir


 Para anotarse en la lista de distribución Para anotarse en la lista de distribución
 
 
  
Si te gustaría recibir otros artículos relacionados o novedades de Breslev.co.il por E-mail, escribe por favor tu dirección de E-mail aquí:

   

 Artículos relacionados Artículos relacionados
 
 

 
Igual y Opuesto               ¿Por qué las Tres Semanas?               Por qué Tishá BeAv?
 
 Igual y Opuesto  ¿Por qué las Tres Semanas?  Por qué Tishá BeAv?


  1 Comentarios del visitante:    Ver todos los comentarios  
  1.
  B"H. A diferencia de hace 100 años hoy las Naciones estamos despertando.
Comunidad Noájida Breslev23/07/2015 20:14:15
     
 

Agrega tus comentariosAgrega tus comentarios    Agrega tus comentarios    

 
 
  
En honor de:    En memoria de:
  
 
¿Te gusta lo que lees?
 
Ayuda a Breslev Israel a difundir la luz de Rabi Najman
y asóciate para lograr juntos un mundo mejor! un mundo mejor
 
Presiona aquí para apoyar a Breslev.co.il
  
 
 
 Productos del Día Productos del Día
 
 
 
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 
 
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
     
  •  
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 Los más comentados Los más comentados
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Los más leídos Los más leídos
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Facebook Facebook
 
 
 
 Listas de E-mail Listas de E-mail
 
 
 
Suscríbete Aquí   
 
   
 

 
 



  
 
 
open toolbar