17 Iyar 5779 / miércoles, 22 de mayo de 2019 | Parashá Semanal: Bejukotáy
 
dot  Agregar a favoritos   dot  Hacer página de inicio  
 
   
    Crear una cuenta    |    Iniciar sesión
  
    Mi Cuenta     Historial de Pedidos     Ayuda
 
 
  Mi País:  
  Estados Unidos de América   
 
   Idioma:  
  Español   
 
   Mi Moneda:  
  Dólar EE.UU.   
 
   
Página de inicio Espiritualidad y Fe Pareja, Familia y Salud Recetas Parashá Semanal Vida y Sociedad Breslev Bnei Noaj
   Relaciones y Matrimonio     Educación e Hijos     Salud y Estado Físico             
 
  Todas las categorías  
 
 
 
Educación e Hijos  
 
InicioPareja, Familia y SaludEducación e HijosCómo Parar con el Abuso
 
  Búsqueda avanzada
   Articles
 
   Búsqueda
 
            
 

Cómo Parar con el Abuso    

Cómo Parar con el Abuso



¿Por qué son tantos los padres que abusan verbalmente de sus hijos y les hacen pasar vergüenza? El Rabino Arush analiza este trágico fenómeno…

 



  Después de años enteros viendo cómo muchos padres abusan verbalmente de sus hijos y los avergüenzan, me di cuenta de que existen cinco motivos principales para explicar esta conducta tan terrible:

  1. El padre mismo creció en un hogar abusivo en que le gritaban y lo trataban mal y se acostumbró a esa clase de conducta.
  2. El padre sufre de baja autoestima y quiere sentirse mejor pisoteando a sus propios hijos.
  3. El padre no recibió la educación necesaria para saber cómo criar a sus hijos.
  4. El padre tiene expectativas demasiado altas de sus hijos; y cuando la realidad no responde a las expectativas, el padre se queja de su hijo y lo avergüenza.
  5. El padre exige un estándar unificado de todos sus hijos, ignorando el consejo del Rey Salomón, que es educar a cada hijo de acuerdo con las tendencias específicas de ese hijo.

 
Veamos entonces cada uno de estos puntos:

Antes que nada, el padre que vive en un hogar abusivo acaba repitiendo el ciclo vicioso con sus propios hijos.

Bajo ninguna excusa uno tiene derecho a avergonzar a sus hijos; esto es algo que transgrede la prohibición de la Torá. Y en el caso en que los padres abusan sistemáticamente de sus hijos, los rabinos y los docentes deberían intervenir. Muchos piensan que en su propia casa pueden mantener una dictadura y que todos tienen que postrarse ante ellos y acatar cada uno de sus caprichos en un abrir y cerrar de ojos. Pero no es así como se comportan los justos, que antes que nada son personas humildes, y en especial en su propia casa.

Los niños son seres creados en la imagen de HaShem y por lo tanto son dignos de todo nuestro respeto. El Shulján Aruj (Código de Leyes Judías) explica que está prohibido exigirles demasiado a los niños o pedirles que ellos lo honren en forma excesiva, para que los hijos no terminen pecando. Más bien, uno debería tener compasión de sus hijos y hacer caso omiso de los errores que ellos cometen, porque el padre que pasa por alto las afrentas que le hacen los demás también es perdonado”.

Hay padres que están convencidos de que son los dueños del alma de sus hijos y que tienen derecho a abochornarlos, avergonzarlos y herirlos; esto no solamente es algo terrible sino que está absolutamente prohibido. Así como está prohibido avergonzar a cualquier persona, también está prohibido avergonzar a los propios hijos. Aquellos que atormentan y humillan a sus hijos han de sufrir las consecuencias.
A los padres se les concede el privilegio de criar y educar a sus hijos, no de destruirlos. El niño no es propiedad de los padres, sino de HaShem, Quien se lo confió a sus padres para que estos lo educaran.

Además, las amenazas son un error terrible. Si el padre quiere castigar a su hijo, entonces deberá hacerlo de inmediato, y no amenazarlo. Las amenazas son crueles, pues dejan al hijo temblando de miedo y preocupación, pensando en lo que les espera. Eso es algo injusto e inmoral
La regla general es que está prohibido actuar cruelmente con los niños, de cualquier forma que sea. Los padres tienen que darle mucho amor a sus hijos, porque el amor es el “material de construcción”.

Los padres que fueron criados en hogares abusivos y a su vez van y abusan de sus hijos están cometiendo un trágico error. Porque ese padre sabe perfectamente lo que uno siente al sufrir, así por qué habría de querer perpetuar una “tradición” tan distorsionada, haciendo sufrir a su cónyuge y a sus hijos? Ese padre debería tomar una decisión: “¡Basta! ¡Ya sufrí yo bastante! Mi pareja y mis hijos no van a sufrir como sufrí yo!”.

¿Cómo puede hacerlo? Si la persona no tiene paciencia, entonces conviene que hable con HaShem y Le pida que le dé paciencia. Si la persona no tiene la capacidad de dar, entonces tendrá que pedirle a Él que se la dé. Así uno puede cambiar y poner fin de una vez por todas al ciclo vicioso del abuso.

El segundo motivo por el cual los padres abusan verbalmente de sus hijos es porque el padre sufre de una baja autoestima y usa a sus hijos para engrandecerse a sí mismo. Sin embargo, la persona sensata sabe que no tiene necesidad de humillar a los demás para sentirse importante, sino que simplemente tiene que trabajar sobre sí misma. Además, parte del trabajo sobre uno mismo consiste en alabar a los demás. Nuestros Sabios nos enseñan: “¿Quién es digno de honra? Aquel que honra a los demás”. Al elogiar a los demás, uno también se está elevando a sí mismo. La grandeza no llega a expensas de humillar al otro.

El tercer motivo es que el padre no recibió una educación adecuada sobre cómo educar a los hijos. A través de las enseñanzas de Rabí Najman los padres pueden aprender a corregir esta situación.

Y el cuarto motivo es que el padre tal vez tiene expectativas demasiado altas de sus hijos; y cuando ellos no están a la altura de sus expectativas, el padre se queja de su hijo y lo avergüenza.

“¡Eres un fracaso!”

“¿Pero eres estúpido o qué?”

“No me quiero imaginar cómo vas a terminar…”

Todas estas son expresiones abusivas demasiado familiares – lamentablemente- para el público en general. Cada padre y cada madre deberían ponerse a pensar cómo se sentirían si HaShem los tratase de la misma forma a ellos.

De hecho, cuando el padre tiene expectativas de sus hijos, entonces es responsabilidad de los padres permitirle al hijo que responda a tales expectativas. Esto se logra con mucho aliento y con mucho refuerzo positivo: “¡Viste que pudiste! ¡Eso significa que eres capaz!”. Con el refuerzo positivo de los padres y las plegarias en pos de los hijos, estos tienen muchas más chances de tener éxito.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 





Comentar    Comentar
   Ver más artículos de Rabino Shalom Arush
   Lee más acerca de Educación e Hijos




Inicio de artículo    Inicio de artículo       Envía por E-mail    Envía por E-mail          Compartir       Para imprimir    Para imprimir


 Para anotarse en la lista de distribución Para anotarse en la lista de distribución
 
 
  
Si te gustaría recibir otros artículos relacionados o novedades de Breslev.co.il por E-mail, escribe por favor tu dirección de E-mail aquí:

   

 Artículos relacionados Artículos relacionados
 
 

 
Consejos para padres               No Hay Lugar Para la Cólera               Los Derechos de los Ninos
 
 Consejos para padres  No Hay Lugar Para la Cólera  Los Derechos de los Ninos


  2 Comentarios del visitante:    Ver todos los comentarios  
  1.
  Gran verdad!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
JORGE SANCHEZ16/02/2014 22:38:25
     
 
  2.
  que triste
giselle16/02/2014 19:56:41
     
 

Agrega tus comentariosAgrega tus comentarios    Agrega tus comentarios    

 
 
  
En honor de:    En memoria de:
  
 
¿Te gusta lo que lees?
 
Ayuda a Breslev Israel a difundir la luz de Rabi Najman
y asóciate para lograr juntos un mundo mejor! un mundo mejor
 
Presiona aquí para apoyar a Breslev.co.il
  
 
 
 Productos del Día Productos del Día
 
 
 
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 
 
  •  
     
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 Los más comentados Los más comentados
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Los más leídos Los más leídos
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Facebook Facebook
 
 
 
 Listas de E-mail Listas de E-mail
 
 
 
Suscríbete Aquí   
 
   
 

 
 



  
 
 
open toolbar