20 Tamuz 5779 / martes, 23 de julio de 2019 | Parashá Semanal: Matot
 
dot  Agregar a favoritos   dot  Hacer página de inicio  
 
   
    Crear una cuenta    |    Iniciar sesión
  
    Mi Cuenta     Historial de Pedidos     Ayuda
 
 
  Mi País:  
  Estados Unidos de América   
 
   Idioma:  
  Español   
 
   Mi Moneda:  
  Dólar EE.UU.   
 
   
Página de inicio Espiritualidad y Fe Pareja, Familia y Salud Recetas Parashá Semanal Vida y Sociedad Breslev Bnei Noaj
   Relaciones y Matrimonio     Educación e Hijos     Salud y Estado Físico             
 
  Todas las categorías  
 
 
 
Relaciones y Matrimonio  
 
InicioPareja, Familia y SaludRelaciones y MatrimonioOtra Vez Juntos
 
  Búsqueda avanzada
   Articles
 
   Búsqueda
 
            
 

Otra Vez Juntos    

Otra Vez Juntos



Las celebraciones de las parejas casadas por lo general son pesadillas cuando la pareja está divorciada: quién invita a quién; quién paga qué, etc...

 



Las ocasiones felices de las parejas casadas por lo general se transforman en pesadillas cuando la pareja está divorciada: quién invita a quién; quién paga qué; y otros muchos motivos de discusión y de peleas.

Aquello que la gente llama “una celebración familiar”, que en hebreo se llama “simjá” (alegría) es muchísimo menos alegre cuando la novia, el novio, el muchacho bar mitzvá o la joven bat mitzvá son los hijos de padres divorciados. En un Bar Mitzvá al que asistí hace poco, que era el bar mitzvá de un hijo de padres divorciados, había un ambiente de tensión y de incomodidad. Del lado de los hombres, el padre natural y el abuelo del muchacho bar mitzvá estaban sentados en la mesa principal, mientras que el padrastro y sus amigos estaban sentados en una mesa al costado; era muy avergonzante verlos charlar a toda voz mientras el abuelo natural del niño daba un discurso de Torá y bendecía a su nieto.

Del lado de las mujeres, las cosas estaban todavía peor. La madre natural del joven estaba sentada en la mesa principal, mientras que la segunda esposa del padre estaba sentada en una mesa lateral junto con sus amigas. El ambiente que reinaba en la celebración era como dos columnas de dos ejércitos oponentes que se enfrentaban la una a la otra antes de iniciar el ataque.

Las ocasiones felices de las parejas casadas por lo general se transforman en pesadillas cuando la pareja está divorciada: quién invita a quién; quién paga qué; y otros muchos motivos de discusión y de peleas.

¿Y qué pasa con los hijos que sufren la tragedia de no poder crecer con sus dos padres bajo un mismo techo?  El divorcio destruye a los chicos emocionalmente más que cualquier otra cosa.

Si tenemos en mente todo lo antedicho, pensemos en la monumental buena acción que uno lleva a cabo cuando hace las paces entre marido y mujer o cuando vuelve a reunir a una pareja que se había separado. Es por eso que las cartas como la siguiente me son tan preciadas:

Estimado Rabino:

Le envío este breve mensaje a fin de hacerle saber lo agradecido que le estoy por En el Jardín de la Paz. Yo soy una persona de 38 años que creció prácticamente sin observancia religiosa. Recién ahora me estoy empezando a dar cuenta de los efectos devastadores que tuvieron en mí las influencias del mundo secular. Gracias a Di-s, en los últimos años me acerqué al judaísmo gracias a Jabad y gracias a usted ahora se me abrió el mundo de Breslev. Hasta ahora había estado rezando tres veces al día, poniéndome tefilín y hasta había empezado a observar Shabat. Pero no obstante, me había estado faltando la paz en el matrimonio (ahora sé por qué, y lo que es principal, qué hacer al respecto).

Mi mujer y yo nos divorciamos en 2009. Tenemos 5 hijos adorables. El año pasado nos volvimos a casar pero, una vez que terminó el período de la “luna de la miel” inicial, otra vez empezaron a surgir los mismos problemas que antes. Yo ya estaba a punto de volver a irme (mi esposa también sufría), admitiendo con gran vergüenza que había cometido dos veces el mismo error, pero gracias a Di-s compré el libro En el Jardín de la Paz inmediatamente después de que me lo recomendaron dos personas en las que tengo confianza.

Hace dos meses recibí el libro y ya lo leí dos veces con gran cuidado. Ahora estoy leyéndolo por tercera vez usando un resaltador fosforescente. Le puedo asegurar que jamás en toda mi vida hubo un libro que quisiera volver a leer inmediatamente después de haberlo terminado. Este libro tiene un sentido y una significatividad imposibles de describir y literalmente me cambió la vida por completo en cuestión de un par de meses. Francamente, me siento bastante idiota con respecto a la actitud y al sistema de valores que tenía antes. Ojalá hubiera sabido todas estas cosas hace ya varios años, si bien no estoy seguro de si por esa época hubiera estado dispuesto a recibir el mensaje.

Quiero que sepa que este libro me salvó a mí y a mi familia y que nos ahorró UN MONTÓN  de angustia y de sufrimiento innecesarios. Con la ayuda de HaShem voy a seguir mejorando y creciendo como persona para que pueda ser el hombre y el padre que HaShem quiere que sea. Su libro también me enseñó a cuidar los ojos y cuidar mi santidad personal. No tenía idea de lo importante que es esto y mucho menos de que eso era lo que me estaba arruinando el matrimonio y las chances de vivir en paz con mi mujer. Jamás habría soñado con cuidar los ojos y no mirar lo que no debo de no ser por el libro En el Jardín de la Paz.
Me da pena que le haya causado tanto sufrimiento a mi esposa y me da mucha vergüenza pensar que hasta no hace mucho hubiera estado dispuesto a acabar con mi matrimonio y en especial ahora que sé que todos los problemas que teníamos como pareja eran producto de mi errónea forma de pensar. Gracias a Di-s, leí este libro antes de que fuera ya demasiado tarde. Fue una tragedia que nos hayamos divorciado la primera vez, pero si hubiéramos arruinado esta segunda oportunidad eso ya habría sido una tragedia imposible de describir…
Con inmensa gratitud me despido, deseándole que continúe teniendo la mayor bendición y todo el éxito que se merece,
 
Eduardo de Colombia
 
Uno no tiene que ser un consejero matrimonial para salvar matrimonios del divorcio. Con el solo hecho de dar un par de libros En el Jardín de la Fe o La Sabiduría Femenina, o el CD El Respeto a la Esposa, uno puede salvar vidas. Salvar un matrimonio es como salvar todo un mundo. ¡Esta es la forma de hacer de este mundo un lugar mejor! ¡Y esto es algo que está al alcance de nuestras manos! ¡No desaprovechemos esta increíble oportunidad!
 





Comentar    Comentar
   Ver más artículos de Grupo Breslev Israel
   Lee más acerca de Relaciones y Matrimonio




Inicio de artículo    Inicio de artículo       Envía por E-mail    Envía por E-mail          Compartir       Para imprimir    Para imprimir


 Para anotarse en la lista de distribución Para anotarse en la lista de distribución
 
 
  
Si te gustaría recibir otros artículos relacionados o novedades de Breslev.co.il por E-mail, escribe por favor tu dirección de E-mail aquí:

   

 Artículos relacionados Artículos relacionados
 
 

 
Creciendo juntos               Un Plan de Acción               10 Mandamientos del Marido
 
 Creciendo juntos  Un Plan de Acción  10 Mandamientos del Marido


  0 Comentarios del visitante:     

Agrega tus comentariosAgrega tus comentarios    Agrega tus comentarios    

 
 
  
En honor de:    En memoria de:
  
 
¿Te gusta lo que lees?
 
Ayuda a Breslev Israel a difundir la luz de Rabi Najman
y asóciate para lograr juntos un mundo mejor! un mundo mejor
 
Presiona aquí para apoyar a Breslev.co.il
  
 
 
 Productos del Día Productos del Día
 
 
 
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 
 
  •  
     
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 Los más comentados Los más comentados
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Los más leídos Los más leídos
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Facebook Facebook
 
 
 
 Listas de E-mail Listas de E-mail
 
 
 
Suscríbete Aquí   
 
   
 

 
 



  
 
 
open toolbar