20 Kislev 5781 / domingo, 06 de diciembre de 2020 | Parashá Semanal: Vaishlaj
 
dot  Agregar a favoritos   dot  Hacer página de inicio  
 
   
    Crear una cuenta    |    Iniciar sesión
  
    Mi Cuenta     Historial de Pedidos     Ayuda
 
 
  Mi País:  
  Estados Unidos de América   
 
   Idioma:  
  Español   
 
   Mi Moneda:  
  Dólar EE.UU.   
 
   
Página de inicio Espiritualidad y Fe Pareja, Familia y Salud Recetas Parashá Semanal Vida y Sociedad Breslev Bnei Noaj
   Relaciones y Matrimonio     Educación e Hijos     Salud y Estado Físico             
 
  Todas las categorías  
 
 
 
Relaciones y Matrimonio  
 
InicioPareja, Familia y SaludRelaciones y MatrimonioRestablecer la Armonía
 
  Búsqueda avanzada
   Articles
 
   Búsqueda
 
            
 

Restablecer la Armonía    

Restablecer la Armonía



Desde casi el comienzo de la creación, la rivalidad entre hermanos ha sido un tema recurrente. En muchas familias oímos hablar de hermanos que se llevan como perro y gato...

 



Restablecer la Armonía

“Si crees que se puede destruir, cree que se puede reparar” (- Rabi Najman de Breslev)

Desde casi el comienzo de la creación, la rivalidad entre hermanos ha sido un tema recurrente. Caín tuvo celos de su hermano Abel y lo mató (Génesis 4:2-10), lo cual constituyó el primer asesinato del mundo. Hoy en día la mayor parte de las personas civilizadas no van a ir tan lejos en su rebelión contra su hermano o hermana, pero desgraciadamente el desprecio es más usual de lo que nos gustaría admitir…

En muchísimas familias oímos hablar de hermanos y/o hermanas que no sólo se llevan como perro y gato sino que ni siquiera se hablan. Y peor aún: hay hijos ya adultos que no hablan con sus padres simplemente porque les guardan rencor por un motivo u otro. Las heridas son muy profundas. Si, gracias a Di-s, tú no entras en ninguna de estas categorías, lo más probable es que sí conozcas a alguien que sí está en esa situación.

Todas estas disputas familiares constituyen un gran error, por una cantidad de razones.  En primer lugar, con todas las habladurías que abundan en estas situaciones, podríamos escribir un tomo entero de lashón hará (infamias). Esto en sí mismo es un pecado terrible, tal como sabemos, porque lashón hará es un crimen peor aún que el asesinato. Nuestros Sabios nos dicen que las calumnias, el chismerío y las habladurías  son más graves que los tres pecados capitales  -el asesinato, el adulterio y la idolatría-  por lo que en realidad estamos bajando al mismo nivel que el tío Caín. ¿De veras vale la pena perder nuestro Olam haba, nuestro Mundo Venidero, solamente porque tenemos necesidad de aplacar nuestra arrogancia y nuestra necesidad de demostrar que tenemos razón?

El hecho de no poder llevarse bien con un familiar y de guardarle rencor es un caso típico de Sinat Jinam, odio infundado. El Talmud (Tratado Yoma) nos cuenta que esto fue lo que destruyó el Segundo Templo. Según la Guemará, Tratado Yevamot 62b, el odio infundado también fue la causa de las muertes de los 24.000 alumnos de Rabí Akiva. Su falta fatal fue la mutua falta de respeto. Tal vez hoy no tengamos un Templo que destruir, pero sin lugar a dudas estamos evitando que se reconstruya uno nuevo. ¿Por qué HaShem va a querer redimir a un pueblo que no sólo están luchando con sus amigos sino que para colmo están luchando entre ellos mismos y, lo que es más imperdonable, dentro de sus propias familias? Di-s desea que estemos unidos.

Así como la caridad comienza por casa, lo mismo ocurre con vivir en paz. Se puede entender que haya un sinfín de razones por las que dos familiares no estén de acuerdo en todo y hasta tengan graves conflictos de personalidad. Que se echen la culpa, se acusen, y se muestren tan desconfiados en su relación mutua que no quieren saber nada más el uno del otro. ¡Eso es algo a lo que hay que ponerle fin! Debemos dejar a un lado todas nuestras diferencias y aprender a mostrar compasión, entendimiento y perdón hacia aquellos que nos son más cercanos.

Como pueblo hemos perdido a millones de nuestros hermanos, preciadas neshamot (almas) en el Holocausto y ahora nosotros mismos y en forma intencional estamos tirando a la basura a nuestra propia familia. ¡Es algo inconcebible! Si HaShem nos bendijo con hermanos, hermanas, tías y primos, ¿quiénes somos nosotros para ignorarlos? ¿Dónde quedó nuestro aprecio? En forma intencional desdeñar el amor de un padre o una madre es como desdeñar al Mismísimo Di-s, que Di-s nos salve! Se nos manda honrar a nuestros padres, tal como dice en Deuteronomio 5:16: “Honrarás a tu padre y a tu madre como te ha mandado el Eterno tu Di-s”. Es posible que esto no siempre sea fácil, pero a menos que nuestros padres nos digan que profanemos la Torá, estamos obligados a respetarlos y honrarlos.

Nosotros, en tanto que individuos, tenemos distintos puntos de vista acerca de la vida y cómo vivirla. Se dice que así como no hay dos personas que tengan las mismas huellas digitales ni el mismo aspecto, tampoco hay dos personas que tengan siempre la misma opinión. No podemos forzar a los demás a que piensen como nosotros, aunque estemos convencidos de que tenemos razón. La reprimenda no hará más que alejarnos tanto que no podremos reunirnos. La mejor opción es ser un ejemplo de bondad y compasión, sonreír y calmar las tensiones, dejando poco a poco que se vaya filtrando la luz. Recuerden que no podemos cambiar a los demás, pero sí podemos cambiar la forma en que nosotros mismos reaccionamos frente a los demás. Rebe Najman de bendita memoria enseñó que cualquiera es capaz de criticar al otro, haciéndolo sentir terrible. Pero no todos son capaces de elevar al otro y hacerlo sentir bien. Eso exige un don personal y gran esfuerzo de nuestra parte.

Al tiempo que hacemos todo lo posible por traer la paz a nuestras relaciones, debemos rogarle a Di-s que nos ayude. Como en cualquier otra situación, no podemos arreglárnoslas solos sin Su Mano que nos guíe. Él es nuestra fuerza y nuestro éxito. Al tratar genuinamente de unirnos los unos con los otros con amor fraternal nos acercaremos más y más a HaShem, que es el Padre de toda la humanidad, y entonces inclinaremos la balanza a nuestro favor. Tal vez la iniciativa que estás dando al hacer las paces con tu hermana sea ese último acto que hace falta para traer al Mashíaj. ¿Qué estás esperando? Vamos, levántate y ve a buscar el teléfono. No hay mejor momento que ahora.





Comentar    Comentar
   Ver más artículos de Jaia Ovadia
   Lee más acerca de Relaciones y Matrimonio




Inicio de artículo    Inicio de artículo       Envía por E-mail    Envía por E-mail          Compartir       Para imprimir    Para imprimir


 Para anotarse en la lista de distribución Para anotarse en la lista de distribución
 
 
  
Si te gustaría recibir otros artículos relacionados o novedades de Breslev.co.il por E-mail, escribe por favor tu dirección de E-mail aquí:

   

 Artículos relacionados Artículos relacionados
 
 

 
Cómo asegurarnos un buen sustento               El Objetivo de la Creación               La verdadera prueba de carácter
 
 Cómo asegurarnos un buen sustento  El Objetivo de la Creación  La verdadera prueba de carácter


  1 Comentarios del visitante:    Ver todos los comentarios  
  1.
  Restablecer La Armonía
A. Homigsblum04/10/2020 4:05:09
     
 

Agrega tus comentariosAgrega tus comentarios    Agrega tus comentarios    

 
 
  
En honor de:    En memoria de:
  
 
¿Te gusta lo que lees?
 
Ayuda a Breslev Israel a difundir la luz de Rabi Najman
y asóciate para lograr juntos un mundo mejor! un mundo mejor
 
Presiona aquí para apoyar a Breslev.co.il
  
 
 
 Productos del Día Productos del Día
 
 
 
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 
 
  •  
  •  
     
  •  
  •  
  •  
  •  
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 Los más comentados Los más comentados
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Los más leídos Los más leídos
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Facebook Facebook
 
 
 
 Listas de E-mail Listas de E-mail
 
 
 
Suscríbete Aquí   
 
   
 

 
 



  
 
 
open toolbar