2 Tevet 5779 / lunes, 10 de diciembre de 2018 | Parashá Semanal: Vaigash
 
dot  Agregar a favoritos   dot  Hacer página de inicio  
 
   
    Crear una cuenta    |    Iniciar sesión
  
    Mi Cuenta     Historial de Pedidos     Ayuda
 
 
  Mi País:  
  Estados Unidos de América   
 
   Idioma:  
  Español   
 
   Mi Moneda:  
  Dólar EE.UU.   
 
   
Página de inicio About Us Breslev VOD Breslev Radio Foros de Breslev Breslev Store Donation
                
 
  Todas las categorías  
 
 
      
 
Peregrinación de Rabi Natan  
 
InicioBreslevPeregrinación de Rabi Natan
 
 
Búsqueda
 
           

 
Pearls of Rebbe Nachman's Wisdom  
 
 
UN VIAJE ESPIRITUAL

Por Debbie Shapiro
 

En el invierno del año 1822, Rabi Natan y su alumno Rabi Yehuda Eliezer emprendieron su peregrinación hacia la Tierra de Israel. En ese momento, los judíos que vivían en Israel estaban pasando supremas dificultades. No acababan de recuperarse todavía de las guerras Napoleónicas, cuando estalló la guerra entre los griegos y los turcos, por lo cual la travesía hacia la Tierra de Israel se tornó demasiado peligrosa. Durante más de dos años los judíos de Israel habían estado desconectados por completo de sus correligionarios del resto del mundo.

 

Rabi Natan llevaba un buen tiempo pensando en la idea de ir a visitar la Tierra de Israel. Pero la decisión final fue tomada después de su encuentro con un mensajero ("Shaliaj") que fue enviado a Europa para recolectar fondos para los judíos de la Tierra de Israel. Aunque el mensajero contó sobre los tremendos peligros del viaje, el hecho que fue capaz de realizarlo reforzó la decisión de Rabi Natan. Como escribió: "Si el mensajero estuvo dispuesto a someterse a tales peligros para salir de la Tierra Santa con el fin de aliviar un poco la terrible condición en que se encuentran allí los judíos, y Di-s lo trajo a su destino sano y salvo, ¡cuánto más debo yo sacrificarme a viajar a Israel para obtener su santidad!".
 

 
Rabi Natan llegó a Odesa antes de la festividad de Pésajy allí se encontró con Rabi Ruvele, el Rabino de Odesa, y amigo de su niñez. Rabi Ruvele le preguntó si todavía sabía lo que era estudiar, después de haberse vuelto jasid, y queriendo investigarlo por sí mismo le hizo a Rabi Natan una pregunta compleja de Ley Judía ("Halajá"). Rabi Natan contestó a la pregunta de una forma tan profunda y completa que Rabi Ruvele en su admiración, dijo que si tuviera suficiente dinero mandaría a imprimir esa respuesta ¡en letras de oro! Tal era el nivel de estudio de éste "simple jasid".
 
Rabi Natan y Rabi Yehuda Eliezer se embarcaron hacia Estambul una tarde, poco después de la festividad de Pésaj. Llegaron a su destino una semana después por la noche, donde esperaron hasta el domingo por la mañana para desembarcar. En Estambul les informaron que la guerra Turco-Griega hacía completamente imposible el viaje a la Tierra de Israel, y que no tenían más alternativa que regresar a Odesa. Rabi Natan ignoró las advertencias y continuó hacia Alejandría, en Egipto.
 
Antes de emprender la siguiente etapa de su viaje, Rabi Natan vendió algunos de sus libros para financiarlo. El barco salió un viernes por la mañana. Cuando pasaron por el rocoso estrecho de Dardanelos, una furiosa tormenta forzó al barco a anclar. Rabi Natan y Rabi Yehuda Eliezer tenían muchos mareos y vómitos.
 
El marinero que compartía con ellos la cabina encendió fuego en el cuarto y Rabi Natan se despertó a media noche descubriendo su cuarto envuelto en llamas. Afortunadamente, alguien a bordo se dio cuenta del incendio y acudió a extinguirlo, salvando así la vida de Rabi Natan. Después de varios días de tormenta, estaban tan enfermos que tuvieron que rezar acostados. A Alejandría llegaron la víspera de la festividad de Shavuót.
 
Rabi Natan paso la festividad en Alejandría. Se impresionó con las costumbres de los judíos sefaraditas y sintiose raro con su vestimentas europeas. Cuando caminaba por la calle la gente lo miraba y reía.
 
Poco después de Shavuot, Rabi Natan y su alumno se embarcaron rumbo a Sidón, cerca de la frontera norte de la tierra de Israel. Les tomó más de una semana llegar, durante la cual Rabi Natan estuvo todo el tiempo mareado y no tenía ni comida ni bebida apropiada.
 
Llegando a Sidón, emprendieron inmediatamente su viaje hacia la ciudad de Safed ("Tzefat")en la tierra de Israel. Allí, una multitud de judíos se agrupó a su alrededor, hacía más de dos años que no tenían contacto con ningún judío de Europa, y no podían creer que alguien se arriesgara a venir a la Tierra de Israel en una época tan difícil y peligrosa -¡"sólo" por el mérito de pisar la Tierra Santa! Uno de los residentes locales, nativo de Balta, le dijo a Rabi Natan: "¡Tu arribo ha hecho revivir a toda la comunidad judía!"
 
Rabi Natan estuvo en Israel un poco más de un mes y fue recibido cálidamente en todas partes. Viajó por el Galil visitando las tumbas de los Tzadikim y enseñando la Torá de Rabi Najman.
 
A mediados de julio, Rabi Natan salió de la Tierra de Israel rumbo a Dumyat, Egipto, su primera estación en su viaje de regreso a Ucrania. Habían pasado cuatro meses desde que comenzó la peregrinación.
 
El viaje a Dumyat se suponía corto, pero los turcos en Limasol los confundieron con aliados del rebelde Pasha de Ako, y abordaron su nave, golpearon a muchos de los pasajeros y exigieron rescate por cada una de las personas a bordo, obligándolos después a desembarcar en Limasol.
 
Rabi Natan y Rabi Yehuda Eliezer abordaron otro barco con destino a Alejandría. Un viaje que normalmente debería tomar solo tres días, les tomó dos semanas ¡y ni siquiera llegaron al destino correcto!
 
En el viaje de regreso de Alejandría a Odesa, tuvieron que parar en Samos, donde habían 40,000 soldados turcos en pie de guerra contra los griegos. Cuando pasaron por las Islas Griegas en la ruta hacia Estambul, vieron ciudades completamente destruidas y sus ciudadanos masacrados.
 
Y como si fuera poco, faltaban unos días para el sagrado día de Rosh Hashaná y Rabi Natan estaba preocupado como pasaría el Día del Juicio en semejante lugar. Afortunadamente contaban con diez Judíos en el barco para poder rezar juntos, y también con un "Shofar" )un cuerno de carnero que se hace sonar en Rosh Hashaná(. En la víspera de Rosh Hashaná, Rabi Natan junto con otros compañeros, se dejaron bajar por medio de una soga y efectuaron la inmersión en las turbulentas aguas del mar. En Rosh Hashaná estaban tan mareados que a duras penas pudieron rezar, pero lograron tocar el "Shofar".
 
Todo el viaje duró más de diez meses - nueve meses viajando y un mes en la Tierra de Israel. Rabi Natan valoró cada instante de su tiempo y lo aprovechó al máximo, y aún así, en su profundo anhelo por experimentar la santidad de la Tierra de Israel, estuvo dispuesto a dedicarle casi un año de su vida a este sagrado esfuerzo.
 
En su diario, concluye el relato de su viaje con una plegaria: "Con bondad, milagros y maravillas nos llevaste a la Tierra de Israel y nos trajiste de nuevo a casa salvos y sanos. Di-s, estés con nosotros y ayúdanos a retornar a Ti de ahora en adelante, verdadera y sinceramente. Ante Ti está revelado que éste fue el único motivo por el cual asumí ésta ardua peregrinación a la Tierra de Israel".

 






 
 Los más comentados Los más comentados
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Facebook Facebook
 
 
 
 Los más leídos Los más leídos
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Productos del Día Productos del Día
 
 
 
 
Back  1 2 3  Next
 
 
 
 
 Los más vistos Los más vistos
 
 
 
 
Up  1 2 3  Down
 
 
 Listas de E-mail Listas de E-mail
 
 
 
Suscríbete Aquí   
 
   
 

 
 



  
 
 
open toolbar